Descontrol en la zona roja de travestis en los lagos de Palermo

 
EXTRACTO GRATUITO

La zona roja habilitada en el parque Tres de Febrero altera cada vez más el escenario verde que antes podían disfrutar sin sobresaltos las familias que por allí pasean o las personas que practican deportes.La que ofrecen los travestis deriva en la incesante aparición sobre el césped de preservativos usados y en la invasión de las áreas parquizadas por vehículos estacionados, usados como albergues transitorios, pero sobre ruedas. El aumento de la presencia policial en el lugar no impide que estas irregularidades se repitan. Y nada indica que haya una solución encaminada.El Ministerio de Ambiente y Espacio Público porteño, responsable del mantenimiento y el ordenamiento del parque, culpa al vandalismo por la desaparición de los troncos que impedían el avance de los autos sobre el césped y a la Policía Federal de no controlar las infracciones.Si bien hay un cesto de basura cada 15 metros, las plazoletas Florencio Sánchez, Wvsockl y William Morris amanecen repletas de profilácticos usados. "Cada día junto más de 300 preservativos, porque las personas que vienen a la noche no usan los tachos", dijo Jorge Juárez, un empleado de limpieza.La zona roja establecida entre las vías del ferrocarril Mitre y la plazoleta Florencio Sánchez, en los bosques de Palermo, surgió hace casi seis años, luego de que mudaran allí sus actividades los travestis y algunas prostitutas que hasta entonces utilizaban el Rosedal.Aunque circulan cerca de 5000 vehículos por jornada, no todos son clientes de los más de 150 travestis que trabajan en tres turnos. Los tocones de madera que impedían que los autos subieran al césped fueron retirados y el descontrol vehicular se apoderó de los espacios verdes, que se observan raleados y con grandes extensiones de barro.En 2008, los travestis acordaron con las autoridades que empezarían a trabajar a las 21. Sin embargo, nadie hace cumplir esta restricción: antes del atardecer, ya se ubican en sus puestos cerca de las paradas de colectivos que utilizan los socios de algunos clubes de la zona.Tampoco se respeta el acuerdo original que incluía limitar la oferta sexual sobre la calle Agustín Méndez. Desde hace años, se extendió a la avenida De los Ombúes, frente al Lago de Regatas; la calle Andrés Bello, frente a plaza Israel, y la sede San Martín del club GEBA.Las irregularidades no parecen tener una solución a la vista. "Desde principios de año, colocamos 250 tocones en la zona roja. Calculamos que la mitad ya fueron...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA