Los derechos de la infancia no se satisfacen con dádivas

 
EXTRACTO GRATUITO

La desigualdad social en el país deja sus marcas más profundas en uno de los sectores más vulnerables: la niñez y la adolescencia. En la actualidad, uno de cada cuatro chicos vive en situación precaria en la Argentina y 3,2 millones de menores de 18 años habitan en hogares con necesidades básicas insatisfechas (NBI), es decir, en viviendas inseguras sin servicios básicos, hacinados, que no van a la escuela o cuyos padres tienen un trabajo inestable.Los datos corresponden al último Barómetro de la Deuda Social de la Infancia de la Universidad Católica Argentina (UCA), encuesta para la que se relevaron 5426 niños de 20 centros urbanos.En el informe se reconocen los avances del Estado en la creación de jurisprudencia sobre derechos sociales y el sistema de Asignación Universal por Hijo (AUH), pero se destaca que su sola percepción no implicó una mejora en los índices de pobreza estructural.Aun en el contexto de progresos en la inclusión socio-ocupacional de la población adulta, el 46,2 por ciento de los chicos no tiene cobertura de salud a través de una obra social, mutual o medicina prepaga, y la situación es más grave para el 15% de esa población, que tampoco cuenta con un servicio de salud público cercano a su domicilio. En cuanto a la salud bucal, la situación es peor: cuatro de cada diez chicos de entre 3 y 17 años no realizó ni siquiera una consulta odontológica en 2012 o nunca la hizo.Si bien hoy la implementación de la AUH, según la encuesta, alcanza al 36,4% de los menores de edad, sus condiciones de vida y del entorno no han mejorado. Entre otros datos, el 48% de los chicos que viven en grandes conglomerados urbanos se ve afectado por su cercanía a fábricas contaminadas, a basurales o por la presencia de plagas, mientras que el 65% no suele acceder a espacios de recreación.El desafío es entonces pegar el salto desde el asistencialismo a la supervivencia por propios medios y en condiciones que impliquen la posibilidad de desarrollar una vida digna.El hecho de que el 30% de la niñez y adolescencia urbana pertenezca a hogares en los que se suele utilizar la violencia...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA