El proceso de decisión detrás de la reposición de las Islas Malvinas

Autor:Coxe, Silvia
 
EXTRACTO GRATUITO

El proceso de decisión detrás de la reposición de las Islas Malvinas

Por Silvia Coxe

1. Introducción. Noción general

Detrás de cada decisión hay un proceso deliberativo de cómo llevarla a cabo. Si este proceso es defectuoso, resulta obvio que la toma de la decisión no a va a producir los efectos deseados y buscados.

En este ensayo vamos a examinar este proceso de decisión, el pensamiento de los oficiales de las Fuerzas Armadas Argentinas, antes de optar como último recurso, la invasión de las Islas Malvinas para recuperarlas al suelo patrio.

Al respecto, sin lugar a dudas, el proceso de decisión adoptado fue hartamente defectuoso desde su comienzo. La pretendida reposición estaba signada por la falta de percepción y fue llevada a cabo, según Janis, "por actores víctimas de los cuerpos encargados de ejecutarla", concepto éste, desarrollado por el autor[1].

Los protagonistas del evento estaban influenciados por el trabajo intelectual grupal, porque su habilidad para ver la realidad, evaluar los hechos y discutir todas las posibilidades de los cursos de acción a emprender, se vieron alterados, hasta el extremo que fracasaron en señalar las ventajas y desventajas de la polémica toma de decisión. La falta de percepción fue también visible en el fracaso de entender y comprender la magnitud de los sucesos que los cercaban en forma imprevisible.

Vamos a estudiar los dos fenómenos ­trabajo intelectual grupal y falta de percepción­, dentro de la histórica reconstrucción de los hechos que determinaron la decisión de la reposición de las Islas y a explicar y relatar el concepto de percepción equivocada, de acuerdo con los escritos de Jervis y del pensamiento intelectual grupal, como lo desarrolla Janis[2].

Describiremos la situación doméstica en la Argentina y de qué modo influyó la perspectiva de los actores en los eventos internacionales relativos a la invasión de las Islas Malvinas.

2. Falta de percepción y trabajo individual grupal

El 2 de abril de 1982 las Fuerzas Armadas Argentinas hacían pie en las Islas Malvinas, Sándwich del Sur y Georgias del Sur, las que han estado bajo el gobierno de su Majestad Británica desde 1833.

[Página 1]

La acción militar argentina fue recibida y estimada por el Reino Unido de Gran Bretaña, como un ultraje, razón por la cual Margaret Thatcher decidió enviar a su flota de mar al Atlántico Sur, al tiempo que las Naciones Unidas comenzaban las negociaciones entre ambos países, para evitar un cruento litigio y buscar una solución pacífica a la cuestión territorial.

La batalla en la esfera diplomática fue adversa para la República Argentina, quien tuvo que soportar la acusación de invasión de territorio extranjero perteneciente al Reino Unido.

Las gestiones diplomáticas de Gran Bretaña obtuvieron la victoria, cuando la res. 502 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas llamó a la retirada a las tropas argentinas de las Islas imponiendo un desenlace pacífico al conflicto.

Este estado de guerra entre la Republica Argentina e Inglaterra motivó una reacción muy importante en la política exterior de los Estados Unidos de América, país que vio, claramente, que no le convenía un conflicto armado entre dos de sus aliados.

Haciendo un esfuerzo para evitar tomar partido en el encuentro hostil entre ambas naciones, Estados Unidos se ofreció a mediar en las negociaciones diplomáticas que, en nuestra opinión, y como ha sido siempre a través de los años, estaban destinadas al fracaso desde sus inicios por la intransigencia demostrada por los contendientes.

El secretario de Estado Alexander Haig encabezó la misión diplomática estadounidense. Después de varios traslados a Londres y Buenos Aires, con mucho del estilo de la diplomacia viajera de Henry Kissinger, sin embargo, fracasó en las negociaciones y éstas se paralizaron.

En esos momentos, las Fuerzas Armadas Británicas se encontraban aguardando alrededor de las Islas Malvinas, asegurándose que los barcos de guerra y los aviones de la Marina y de la Fuerza Aérea Argentina no sobrepasaran la zona de exclusión de las doscientas millas impuestas por el gobierno británico. Esta imposición unilateral, motivó el endurecimiento de las relaciones argentinas con Inglaterra y el rompimiento de las negociaciones, que llevaron a la Junta Militar Argentina a adoptar una posición bélica más fuerte, que originó la apertura de fuego entre ambas naciones.

El presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas, Javier Pérez de Cuellar, ofreció su mediación para que el Reino Unido y la Argentina arribaran a un acuerdo, pero sus esfuerzos de lograr la paz, también fallaron. Intervino, entonces, el presidente de Perú, Belaúnde Terry. Si bien su intento conciliador fue más afortunado que el de sus antecesores, igualmente fracasó.

Finalmente, las Fuerzas Británicas hicieron pie en las Islas Malvinas, pasaron varios días de intensa guerra con la Fuerzas Argentinas, las que claudicaron, ante la superioridad de profesionalismo y armamento de los ingleses opositores.

[Página 2]

3. Herramientas técnicas

Cuando efectuamos el análisis de los antecedentes encontrados como material indubitable para explicar la crisis desatada por la recuperación de las Islas Malvinas, advertimos que había algo más en ella, que el solo acto patriótico de recobrar el territorio argentino con las Fuerzas Armadas. Las circunstancias que rodearon la erupción de la crisis jugaron un rol mayor, al darle forma al proceso de represión, la toma de decisión.

Al término "circunstancias", que utilizamos aquí, le atribuimos estos significados: ideología y ambiciones personales, problemas y políticas domésticas, relaciones exteriores y políticas, hechos inesperados, formalidades burocráticas, puntos de vista estereotipados, etcétera.

Estas circunstancias, en nuestra opinión, aunque fue loable el propósito buscado, llevaron a la Junta Militar a tomar la peor decisión posible, creyendo que era la mejor y más conveniente.

Nos preguntamos porqué y cómo, personas racionales, cometen errores tan graves al amparo del mando que ostentan. La respuesta no es un tema simple, pero la obra de Janis citada y el artículo de Jervis nombrado, brindan ayuda para indagar los defectos en el proceso de toma de decisiones.

Esperamos demostrar que la decisión de recuperar las Islas Malvinas por la fuerza, fue tomada bajo la influencia de un grupo de trabajo intelectual. También queremos destacar cómo el efecto logrado por este grupo de personas, fue inducido e impulsado a raíz de la adopción de una serie de acontecimientos anormales en la que estuvo ausente la falta de percepción, consecuencia de los puntos de vista estereotipados de los políticos, alentados por sus intereses personales.

4. Orígenes de la percepción equivocada

Las percepciones equivocadas constituyen un fenómeno común. Casi toda la información que recibimos para nuestro trabajo, tanto la conciente como la inconciente, la hemos interpretado de acuerdo a nuestro punto de vista, desde la teoría preexistente que los antecedentes buscados nos han suministrado. El artículo de Jervis sobre percepciones equivocadas, nos da una clara idea acerca de las razones por las cuales los políticos, generalmente, perciben mal la información. Dicho autor nos narra, porqué y cómo los tomadores de decisiones pueden mal interpretar las señales que les son enviadas desde el área internacional. Ello nos ayuda a comprender mejor los motivos por los cuales, políticas como las asumidas por la Junta Militar, llevadas a cabo, han resultado, de hecho desastrosas.

Una fuente de percepción errónea, de acuerdo a Jervis, es que la gente tiende a percibir datos en base a lo que espera recibir. Ella está influenciada, en otras palabras, por sus propias ideas sobre la información recibida y las del remitente de la misma.

[Página 3]

La visión política del protagonista y su actitud sobre relaciones exteriores están moralmente forzadas desde distintas fuentes. Entre ellas, están las ideas del protagonista sobre su propio sistema político. El tomador de decisiones se identifica con su propio sistema y busca encontrar similares características en otros sistemas políticos. Siempre va a estar listo para reconocer similitudes o adoptar situaciones, para hacerlas coincidir sobre las que él ya conoce.

Una segunda fuente que influye sobre la percepción del protagonista sobre otros protagonistas en los eventos internacionales son sus propias ideas, su educación y su sistema de lealtades. Esta serie de factores juegan un gran rol, respecto de cómo se resuelve una situación. Por ejemplo, los argentinos son enseñados, desde el primer grado, que las Islas Malvinas son argentinas, y que el imperio británico las arrebató por la fuerza, cosa que es cierta y no existe argumento en el mundo internacional que pueda modificar la posición de nuestro país al respecto, ni su visión de que Inglaterra es la usurpadora.

Otra fuente de falta de percepción es que la gente percibe cosas de la manera que quiere percibirlas: "acomodan información dentro de sus teorías e imágenes preexistentes". De esta manera la gente esta influenciada por visiones estereotipadas o parcialmente cegadas por sus propias ideologías e intereses. Estos factores se anulan en una segunda hipótesis que apunta a que la gente tiene un tiempo difícil, alterando sus puntos de vista y teorías, por lo tanto tiende a ignorar cualquier cosa que contraiga esas ideas hondamente arraigadas.

Una situación que lleva a la mala percepción es que el que remite y el que recibe, tengan una base diferente de intereses. La equivocación puede surgir porque ambos tienden a asumir que los dos tienen la misma base de intereses. Por lo que, ellos advierten que el mensaje enviado, va a ser interceptado de la manera que era su intención, o de que fue remitido para expresar lo que era percibido para decir.

Lo transcripto nos lleva a otra hipótesis de Jervis sobre mala percepción. Manifiesta que los tomadores de decisiones...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA