Cuatro apuestas y un funeral: entre los deseos y un fracaso del Gobierno

Nadie podrá olvidar dónde y qué estaba haciendo el miércoles 25 de noviembre al mediodía, cuando la noticia de cruzó por las vidas de cada uno y de todos los argentinos. Y también del Gobierno, a quien el inesperado sacudón emocional del país encontró soñando con su recuperación.Los reflejos del presidente Alberto Fernández funcionaron a tono con el impacto de la pérdida del mayor ídolo deportivo y, además, del cambio de etapa en el que ya está el Gobierno. En ese contexto se anota la oferta a la familia de Maradona para realizar el funeral en la Casa Rosada, el mismo sitio en el que fue despedido Néstor Kirchner, a fines de octubre de 2010.Entre habilitar una movilización en medio de la pandemia hacia la propia Casa Rosada desde la que tantas veces se condenó a las caravanas opositoras y alojar un acontecimiento imborrable, Fernández y su equipo optaron por lo segundo y por prescindir de los riesgos sanitarios. No repararon en otro riesgo y esa amenaza se consumó: la violencia barrabrava llegó hasta el interior de la Casa de Gobierno y abortó el tramo final del funeral. Un bochorno.Ese criterio de apertura, de dejar atrás el ciclo de encierro, es un dato previo a la muerte de Maradona, pero fue aplicado con un saldo funesto a propósito de esa desgracia. Los funcionarios ya reconocen en privado que el largo encierro se convirtió en un hartazgo registrado en los sondeos. Es por eso que pasó al archivo el discurso restrictivo y el martes comenzará la temporada turística de verano en varias de las zonas habituales, empezando por la costa bonaerense.Las hipótesis de contagios masivos en esos aglomerados sitios de diversión y descanso fueron relegadas con el mismo criterio que el funeral de Maradona. El Gobierno quiere curarse del malestar generalizado. Otra cosa son los feudos provinciales que integran el propio oficialismo, que persisten en confundir límites con fronteras y que mantienen cercos y se regodean con controles policiales como una reivindicación de su rigor autocrático antes que como una solución contra el coronavirus.En las zonas urbanas más pobladas del país el relajamiento de los controles...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba