Cuarentena. Las cinco nuevas paradojas del consumo

Por segundo mes consecutivo, abril cerró con una suba en las ventas en los supermercados, en un escenario impensable analizando cómo había comenzando el año. De acuerdo a los datos de la consultora Scentia en abril la demanda de artículos de la canasta básica (alimentos, bebidas, tocador y limpieza) creció un 4,1% frente al mismo mes de 2019 y los datos preliminares indican que la tendencia positiva se mantuvo durante mayo. En el sector sin embargo explican que esta reactivación de la demanda difícilmente se mantenga en la segunda mitad del año y precisan que la recuperación del consumo viene acompañadaEn abril las ventas totales de la canasta básica crecieron un 4,1% pero los resultados por canal no fueron parejos. Las grandes cadenas de supermercados sufrieron una baja del 1,2%, mientras que los autoservicios tuvieron un incremento del 8,2 por ciento. Lo llamativo es que la diferencia en los resultados se produce en un momento en que la brecha de precios entre los dos canales se agrandó. Según los datos de Scentia, en promedio los precios en los supermercados en abril acumularon un alza interanual del 54,5%, como producto de los controles de la Estos controles tradicionalmente son más rigurosos en los grandes supermercados, lo que explica que la suba acumulada en los precios de los mayoristas haya sido mucho mayor: 65% interanual. Pese a esta disparidad la mayoría de los consumidores optó por hacer sus compras en los comercios de barrio, que son abastecidos por los mayoristas. "Seguramente el impacto de las colas que hay que hace para entrar a los supermercados y el temor a contagiarse llevó a muchos clientes a elegir ir al autoservicios barrial o al almacén", explicó Osvaldo del Río, director de Scentia.En los supermercados además alertan que el panorama del sector está lejos de mostrar una reactivación sostenible en el tiempo. "Creer que íbamos a poder mantener los niveles de marzo, donde la gente salió a stockearse ante un escenario desconocido, era imposible. Mayo fue un poco peor que abril, que a su vez empeoró con respecto a marzo. La retracción del canal tiene que ver con la ventaja de cercanía de los autoservicios independientes, pero también con restricciones de horario y limitaciones a la cantidad de clientes que pueden circular o limitaciones de productos que pueden vender. Lo mismo con los aumentos de los costos, con hasta un 30% en algunas cadenas de personal sin trabajar por situaciones de exención", explicó Juan Vasco...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba