Cuáles son y cómo funcionan los sistemas de asistencia y los sensores de manejo

 
EXTRACTO GRATUITO

Autos que se mantienen solos en el carril, otros que frenan por sí mismos para no chocar, algunos que estacionan sin que toquemos el volante. ¿Magia? No, electrónica.

Como contemporáneos quizás no percibimos cómo la electrónica, principalmente desde las primeras computadoras que aparecieron a principios de los '80, se fue incorporando a nuestras vidas, lo que incluye a los automóviles. Primero fue el encendido electrónico (que dejó en el olvido el distribuidor y los platinos), luego la inyección de combustible (que pasó a los carburadores al desván), le siguió el ABS (que evita bloquear las ruedas al frenar y tener dirección para esquivar) y más tarde los controles de estabilidad y tracción (que nos perdonan gran parte de los errores de conducción a alta velocidad).

Tras la mecánica y la seguridad, con el desarrollo y la miniaturización de dispositivos como sensores, cámaras, pantallas y otros elementos, hoy hasta los modelos más económicos están plagados de artilugios electrónicos que nos facilitan el manejo y la vida a bordo: desde la computadora de viaje hasta los sensores de estacionamiento y las cámaras de retroceso, casi universales hoy, pasando por asistentes a la conducción y la seguridad como las alertas de colisión frontal, de cambio de carril, de punto ciego y otras.

Además, claro está, de todo lo que tiene que ver con la información, el entretenimiento y la conectividad; por ejemplo, el navegador (gracias a la tecnología GPS y la cartografía digital), las conexiones de audio vía USB y auxiliar para iPod, el ya antiguo protocolo inalámbrico Bluetooth y el más moderno mirroring (espejado) de nuestros celulares en la pantalla del auto mediante los sistemas Car Play para iPhone y Android Auto para teléfonos con este último sistema operativo.

Todas estas funciones y aplicaciones dieron lugar a concentrar los comandos en interfaces a través de diales y pantallas primero, para dar paso luego a las actuales touch screen que, como los televisores, se miden en pulgadas.

En la actualidad, los dispositivos electrónicos están yendo aún más allá: nos ayudan a manejar.

En efecto, aunque parezcan meros accesorios, vale la pena contar con varios de los llamados asistentes a la conducción (o ADAS, por Advance Driver Assistance Systems), que conjugan elementos electrónicos, ópticos, de sonido y de radar, para ayudarnos a conducir con mayor seguridad y confort. Entre ellos, éstos:

Sensores de estacionamiento y cámaras de retroceso. Los primeros...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA