Cristina Kirchner y su estrategia de victimización

RESUMEN

La ex presidenta denuncia que es una "perseguida política" ante su falta de argumentos jurídicos para sostener su inocencia en casos de corrupción

 
EXTRACTO GRATUITO

Según un viejo proverbio, un ladrón piensa que todos son de su misma condición. Alguien podría pensar que, acostumbrada como ha estado a urdir maniobras persecutorias contra quienes osaban contradecirla y objetar su gestión presidencial, está convencida de que es una "perseguida política", como lo viene manifestando cada vez que debe presentarse ante los tribunales para enfrentar las múltiples demandas judiciales en su contra. Sin embargo, no es más que una pose o una simple estrategia para politizar casos judiciales ante los cuales no encuentra mayores argumentos jurídicos para demostrar su inocencia.

La ex presidenta, al denunciar una "persecución política y mediática sin precedente" en su contra, está actuando con un cinismo y una hipocresía evidentes. No es ella la más indicada para hablar de persecuciones cuando desde su gobierno se ocupó de perseguir y someter al escarnio público a empresarios que se animaron a objetar con respeto la política económica; a economistas y encuestadores que dieron a conocer estudios sobre la evolución de los precios o de los índices de pobreza que diferían de las alegres estadísticas del Indec oportunamente intervenido por Guillermo Moreno; a periodistas que denunciaron los actos de corrupción de la era kirchnerista o que simplemente expresaron sus disidencias con su gestión; a jueces que se resistieron a ver coartada su independencia por el poder político; a dirigentes políticos que por entonces representaban a la oposición, y hasta al propio Jorge Bergoglio antes de ser consagrado Papa.

Al presentarse la semana pasada a prestar declaración indagatoria ante el juez federal Claudio Bonadio en el marco de la causa Los Sauces, Cristina Kirchner se negó a contestar preguntas y presentó un escrito en el que calificó de "descabellada" la imputación en su contra, cuestionó al magistrado y denunció ser objeto de una persecución por parte del gobierno nacional. Cabe recordar que la ex presidenta está acusada en esta causa de asociación ilícita, lavado de activos y negociaciones incompatibles con la función pública. A esto hay que sumar otros procesos judiciales promovidos en su contra por los presuntos delitos de defraudación contra la administración...

Para continuar leyendo

REGÍSTRATE GRATIS