Corrupción: piden la salida de Gnecco; roja para Amarilla

El arbitraje sudamericano quedó inmerso en un enorme escándalo, que salpica al referato argentino. Se trata de coletazos de las escuchas telefónicas difundidas por el canal América vinculadas con suspuestos arreglos de partidos . Al día siguiente de conocerse los audios, el juez paraguayo Carlos Amarilla, el principal involucrado, fue parado por su Asociación. En tanto, se percibe un futuro negro para Abel Gnecco, representante argentino en el Comité de Árbitros de la Conmebol, al tiempo que se supo de un pedido concreto para el regreso del sorteo generalizado para la designación de referís para todos los partidos, una medida que se vincula directamente con las irregularidades que desde hace años sobrevuelan el fútbol argentino.

"Quiero que se abra una investigación. No favorecí a Boca", se defendió Amarilla en radio AM970 de Paraguay. "En el mundo de los arbitrajes no hay corrupción. Nosotros somos los hermanos pobres del fútbol. Trabajamos con el corazón y nos quieren embarrar. En 27 años de carrera nadie me puede señalar con el dedo", agregó.

Pero su defensa no alcanzó y ya recibió el primer golpe a su carrera. "Hasta tanto sean dilucidados los supuestos hechos denunciados mediáticamente, la Comisión de Arbitros ha determinado que los árbitros Carlos Amarilla y Rodney Aquino (juez de línea), en principio, no serán tenidos en cuenta para su designación en los partidos del Campeonato Clausura", indicó en un comunicado la Asociación Paraguaya de Fútbol.

Amarilla quedó en medio de la tormenta tras la escucha de una conversación telefónica entre Julio Grondona y Abel Gneco (el representante argentino en el Comité de Árbitros de la Conmebol). En ella, el ex presidente de la AFA dice que Amarilla fue "el mejor refuerzo de Boca en el último año", luego de un partido de los octavos de final de la Copa Libertadores de 2013 en el que había perjudicado claramente a Corinthians ante el equipo xeneize, que con el 1-1 avanzó de etapa.

La bomba estalló en Argentina pero su onda expansiva, además de a Paraguay, también llegó a Brasil. El gerente de Corinthians, Edu Gaspar, pidió una investigación profunda y sanciones. "Estamos a disposición para que puedan ir hasta el final y dejar todo limpio, porque es una cosa muy fea y molesta para el fútbol", dijo en una conferencia de prensa en el centro de entrenamientos del club paulista. "Para ser muy sincero, fue muy extraño el arbitraje. Ustedes (periodistas) fueron críticos en este sentido. Me causó...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba