Conmovedor concierto

Orquesta filarmónica de Buenos Aires / Director: Enrique Arturo Diemecke/ Voz solista: Carla Filipcic Holm/ Programa: Sinfonía simple para cuerdas op 4, de Benjamin Britten (1913-1976) y Sinfonía N º 3 Op 36 Sinfonía de las canciones del lamento de Henryk Górecki (1933-2010)/ Sala: Teatro Colón/ Función: 5 de abril.Nuestra opinión: excelenteAparece el titular de la orquesta, Enrique Arturo Diemecke, y recibe el aplauso generalizado de un público cortés, pero más silencioso que de costumbre. Ya en el podio, gira lentamente sobre sí mismo y dice algunas palabras y el silencio llega de inmediato. Su voz se escucha distante, pero se entiende su mensaje de recordar a Gerardo Gandini al fagotista Alberto Merenson y a las víctimas del gran desastre que vivió la ciudad de La Plata. La sala parece un templo sagrado cuando agrega que sea la música la que hable.Gira su ser sobre el podio y sus expresivas manos, con el primer ademán, ofrecen una magnífica versión de la Sinfonía simple Op . 4 , de Benjamin Britten, no sólo por la acertada elección de los tiempos del discurso, sino también por la pulcritud y calidez de sonido del conjunto de las cuerdas, esta vez con la violinista Alfija Gubaidulina como eficaz concertino.La sencillez de la obra se aprecia en sus cuatro movimientos. Sin embargo el más placentero y desarrollado, a nuestro juicio, resulta ser la zarabanda sentimental, acaso el más valioso e inspirado por su originalidad, armado sobre la base del ritmo característico de danza que sirve de contraste para el f inal travieso que conlleva un clima musical palaciego al modo del mejor Haydn. Como la versión es espléndida, es coronada con un sostenido y generalizado aplauso. La iluminación de la sala determina la llegada de un intervalo, justificado por la duración de la segunda obra elegida para el programa que, además, requiere de una voz solista de soprano.Ya todo está dispuesto luego del intervalo. Ahora se recibe al director y a la...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba