Confirman una condena por contrabando de más de seis kilos de éxtasis líquido camuflados en botellas de vino

 
EXTRACTO GRATUITO

Marcelo Luis D. acababa de aterrizar en el aeropuerto internacional de Ezeiza. Había partido desde Barcelona, en España, en un vuelo de la aerolínea low cost Level. Había control selectivo de pasajeros y le tocó justo a él. Cuando el personal de la Dirección General de Aduanas (DGA) pasó sus dos valijas por el escáner quedó al descubierto su intención de ingresar en el país con casi seis kilos y medio de éxtasis líquido que estaban camuflados en cuatro botellas de vidrio que simulaban llevar vino tinto de una bodega española. Eso fue hace un año y tres meses. Oportunamente se llegó a una condena a cuatro años y siete meses de prisión, en un juicio abreviado. Ahora, en un procedimiento exprés, la Cámara Federal de Casación Penal confirmó la sentencia.Fuentes judiciales informaron a LA NACION que la decisión fue tomada por el camarista Gustavo Hornos, integrante de la Sala IV del máximo tribunal penal del país. Al rechazar el recurso interpuesto por la defensa pública del acusado, el juez dejó firme la sentencia de cuatro años y siete meses de prisión que le había impuesto el Tribunal Oral en lo Penal Económico (TOPE) Nº2 al homologar un acuerdo de juicio abreviado al que habían arribado el sospechoso y el Ministerio Público Fiscal (MPF) de la Nación.No es la primera vez que una banda narcocriminal intenta ingresar en territorio argentino éxtasis líquido inoculado en botellas con vino. En octubre pasado, la Policía Nacional de España detuvo en el aeropuerto de Barajas, Madrid, a un argentino que había viajado a Europa con Fue fruto de una investigación conjunta entre autoridades argentinas e ibéricas que había comenzado en julio de 2019, cuando la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) secuestró 40.000 dosis de LSD (ácido lisérgico) en el aeropuerto de Córdoba.El caso por el que fue condenado Marcelo Luis D., que hoy cumple 43 años y es padre de una niña de 4 y un adolescente de 14, ocurrió el 13 de marzo del año pasado. Ese día llegó a la Argentina desde Barcelona en un vuelo de Level."Cuando el equipaje del imputado pasó por el escáner de rayos X, el personal de la Aduana descubrió imágenes extrañas en las botellas de vidrio oscuro con la etiqueta Ramón Bilbao, de un litro y medio cada una, lacradas a la altura del capuchón", según se sostuvo en el expediente judicial. Era el principio de los días en prisión para Marcelo Luis D., que en ese momento dijo estar desempleado.Los peritajes determinaron que el peso del éxtasis líquido equivalía...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA