El codiciado oro negro: revive la pelea por los petrodólares argentinos

 
EXTRACTO GRATUITO

El suelo fue, es y será determinante para la economía argentina de todas las épocas. Sin necesidad de hacer historia, la década kirchnerista estuvo marcada por la soja, el cultivo estrella al que la presidenta Cristina Kirchner definió como un "yuyo". Fue la oleaginosa la que lubricó la exigida caja del Gobierno en los últimos años. El suelo argentino dio sus frutos.Tan determinante fue para unos y otros que el principal conflicto con el que se topó la Casa Rosada lo protagonizó con "el campo", el dueño del cultivo. Aquella crisis, que marcó la gestión de la Presidenta, estalló por una disputa en la renta de la soja: de quién serían los dólares que producía la venta de los porotos millonarios.Hoy ha comenzado en la Argentina otra discusión por otro fruto del suelo, en realidad, del subsuelo: el petróleo. El origen del asunto es un proyecto que se propone modificar la ley de hidrocarburos vigente. El borrador está impulsado por el Gobierno y se preparó con la mirada atenta de los técnicos de YPF.En total, son 18 artículos los que levantaron polvareda federal: 14 que modifican la ley de hidrocarburos vigente (17.319) y cuatro que se incorporan. El borrador ya da vueltas por los escritorios de los gobernadores de las provincias petroleras, y no son pocos los distritos que fruncieron el ceño. Mendoza, Río Negro, Chubut y Neuquén se plantaron cuando vieron que puede estar amenazada la negociación directa con las empresas productoras, una de las principales fuentes de financiamiento de los gobiernos locales.La ley avanza sobre dos puntos centrales: uniformidad impositiva e incentivos a las compañías que apuesten al subsuelo del país. Se pelea por el futuro de los petrodólares argentinos. El dinero es poder e independencia en la política argentina. Y nadie está dispuesto a ceder la más mínima porción de ninguno de ellos.La Argentina tiene tres normas que dan forma al esquema general de los hidrocarburos. La más importante está en la Constitución Nacional, que en 1994, y con un fuerte lobby del entonces gobernador de Santa Cruz, Néstor Kirchner, consagró en el artículo 124 el principio rector del mundo del petróleo y el gas. "Corresponde a las provincias el dominio originario de los recursos naturales existentes en su territorio", dice la norma.Aquel precepto se completó con la llamada "ley corta", que en 2006 traspasó el poder concedente de los yacimientos a las provincias. Estos dos preceptos, más la ley 17.319, son el marco general con el que se negocia con...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA