Un clima de negocios que se mantendrá sin inversiones

 
EXTRACTO GRATUITO

Los empresarios y productores terminan el año contra las cuerdas. A pocos segundos de finalizar el penúltimo round, el undécimo round de la era kirchnerista, la gran mayoría se quedó sin piernas, sin el oxígeno del capital de trabajo. Los pequeños y medianos son claramente los más damnificados. Son pocos los que se animan a tirar algún golpe, prefieren aferrarse a una estrategia defensiva. Con la guardia alta aguantan la presión fiscal que no les dio tregua a lo largo de toda la pelea, pero que se empleó a fondo en las últimas vueltas. Y el ambiente fresco del comienzo, con el alza continua de los precios de las commodities, se volvió ahora pesado por la baja de los ingresos y la alta inflación de los costos.

Para algunos el final es incierto: ¿caerán en el último round, el de 2015? ¿Recuperarán el aire por un cambio de ambiente?

Todavía nadie sabe el final; sin embargo, cada empresa ya tiene trazada una estrategia para jugársela a lo largo de 2015.

En una encuesta realizada a principios de diciembre a 888 productores CREA y 193 asesores, el 79% considera que la situación es peor que la del año pasado y el 60% estima que dentro de un año empeorará.

En cuanto a la situación financiera, la mitad opinó no sólo que empeoró en el último año, sino que prevén un mayor deterioro para el año entrante. Según la encuesta, el nivel de endeudamiento promedio de los productores se encuentra en el 40% de los costos de producción. Y un tercio afirmó que tomará deuda por encima de sus costos directos.

Una complicada situación financiera y la pérdida del capital de trabajo aparecen como los dos grandes interrogantes para 2015. Esta preocupación se puede observar muy claramente entre los chacareros que hacen la agricultura tanto en campo propio como en el alquilado.

"La combinación de la baja de los precios internacionales y la incertidumbre local está llevando a los productores a actuar con mucha prudencia, limitando gastos y minimizando inversiones en la actual campaña gruesa. El fracaso en la venta de semillas de soja y maíz es un inequívoco indicio de la adopción de un claro planteo defensivo. Esto se suma a las escasas ventas de fertilizantes, inoculantes y cura-semillas", afirma Horacio Busanello, CEO de Los Grobo.

El aumento en las ventas de herbicidas, insecticidas y fungicidas de la campaña pasada fue un falso espejismo: se dio más por condiciones climáticas que por decisión de compra de los productores.

La inversión, ausente

David Hughes, ex...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA