Citan a dos fiscales por no acusar a Lázaro Báez en un caso de lavado de dinero

 
EXTRACTO GRATUITO

Los fiscales Carlos Gonella y Omar Orsi, que crecieron al amparo de la procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, fueron llamados a prestar declaración indagatoria como sospechosos de perjudicar la causa por lavado de dinero contra el empresario , al no incluirlo entre los acusados a los que se debía investigar.Fueron acusados por el juez federal Marcelo Martínez de Giorgi del delito de prevaricato, que castiga con uno a seis años de prisión a quien "perjudicare deliberadamente la causa que le estuviere confiada". Gonella fue citado para el 7 de octubre y Orsi, para el 8.A pesar de estas acusaciones, Gonella fue promovido por Gils Carbó para el cargo de fiscal general y logró el acuerdo del Senado para ocupar una fiscalía federal en Formosa, pero se quedó al frente de la Procuraduría Adjunta de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), un organismo creado por su jefa para perseguir delitos económicos. Orsi, que es fiscal ad hoc y también trabaja en delitos económicos, fue propuesto por la Presidenta al Senado para ser designado fiscal federal de Mar del Plata, pero el pliego fue retirado.La polémica actuación de ambos funcionarios tuvo lugar tras la denuncia contra el empresario Báez por lavado de dinero, hecha en el programa Periodismo para todos, en 2013. Luego de que Federico Elaskar y Leonardo Fariña aseguraron haber lavado 50 millones de dólares del rey de la obra pública patagónica, se inició una causa judicial.Quedó radicada, por sorteo, en la fiscalía de Guillermo Marijuan, que estaba de licencia. Lo reemplazaba Ramiro González, que, recién llegado de Dolores, asumía en Comodoro Py 2002. El trámite habitual cuando ingresa una denuncia es que, una vez sorteada, el fiscal decida si impulsa o no el caso y si imputa a determinadas personas sospechosas del delito.Gonella y Orsi intervinieron desde la Procelac para colaborar. Los secretarios y empleados de Marijuan hicieron un borrador de dictamen en el que impulsaban la acción y proponían imputar a Báez, además de a Fariña y Elaskar. Cuando ese texto fue tratado por Gonella y Orsi, desapareció el nombre de Báez del dictamen. Así, el caso contra Lázaro Báez empezó en el juzgado de Sebastián Casanello sin el empresario kirchnerista entre los imputados. Marijuan regresó de su licencia y el 3 de mayo amplió su requerimiento para que Báez fuera imputado. Fuentes con acceso al expediente dijeron a LA NACION que se obviaron allanamientos urgentes sobre Báez y que los procedimientos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA