El ciberactivismo fue clave en la cumbre del cambio climático

 
EXTRACTO GRATUITO

El acuerdo de París sobre cambio climático, o #ParisAgreement, que se alcanzó hace apenas tres semanas en la capital francesa, consolida una tendencia que comenzó hace una década: la Web, las redes sociales y la viralización de las causas son la nueva forma de activismo ambiental.

Gracias a las nuevas tecnologías, millones de voces debieron ser escuchadas por los 195 representantes de países que llegaron para discutir un acuerdo de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. En un escenario poco propicio para las marchas multitudinarias, luego de los atentados terroristas de noviembre, el cambio de estrategia movido por Twitter y Facebook generó en 48 horas una foto que recorrió el planeta: mostraba miles de pares de zapatos, incluidos los del papa Francisco, que reclamaban, silenciosamente, un tratado mundial en la Plaza de la República.

"La tecnología nos ayudó a inundar la cumbre de París con más de 3,6 millones de firmas de todo el mundo para pedir un futuro sostenido por 100% de energías limpias, o acercar los mensajes de voz de más de 40.000 personas para exigir que se llegue a un acuerdo por el clima, o que un grupo de padres lleven a sus niños y se reúnan en la puerta de la cumbre para decirles adieu a los combustibles fósiles", asegura Oscar Soria, vocero de Avaaz, que le puso el cuerpo a la fallida marcha.

Y agrega: "En el resto del mundo, la Web fue clave para que la gente se reuniera y organizara sus propias marchas, lo que ha posibilitado que más de 785.000 almas salieran en el mismo día, en más de 175 países, para reclamar a los gobiernos que actúen. Algunas fueron multitudinarias, otras modestas, pero todas tuvieron la fuerza del voluntariado del ciudadano común, incluso en ciudades como Bagdad, Kabul o Kampala. En Saná, la capital yemení, y bajo un intenso conflicto armado, la gente quiso ser parte de este movimiento mundial, incluso desafiando el hecho de que a pocas cuadras habían bombardeado la calle".

La Argentina se puede...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA