Los chicos que entrenan a la par de sus padres

Para sus 8 años Aurora no pidió una muñeca ni nada que pueda comprarse en una juguetería como los demás chicos: le dijo a su mamá que quería unas zapatillas de running "para correr más rápido" cada vez que sale con su grupo de pequeños corredores por los bosques de Palermo. Fucsias, ultralivianas y superflexibles, esas zapatillas -las Adidas Hyperfast 2.0- se convirtieron en el objeto de deseo no sólo de Aurora, sino de varias compañeritas que, como ella, entrenan dos o tres veces por semana mientras sus padres hacen lo mismo con su grupo de running.

"Corro desde hace mucho y Aurora me acompaña desde que es muy chiquita. Nunca la presioné para que corra, pero de tanto acompañarme a las carreras le picó el bichito y mientras yo entreno con mi grupo, ella está con el suyo y le encanta", cuenta orgullosa María Luján Cuesta, la mamá de Aurora, que no sólo le obsequió las zapatillas, sino que además le agregó al combo de cumpleaños unas calzas, una remera y una camperita deportiva que hace juego. Aurora usa esta ropa deportiva cada vez que hay algún acontecimiento importante como alguna de las carreras para niños que hoy abundan y en las que suele participar junto a su mamá sin excepción. No quiere perdérselas.

Los "chicos fit" entrenan a la par de los grandes. Por supuesto lo hacen siguiendo sus propias pautas, procesos y recaudos -relacionados sobre todo con su etapa de desarrollo-, pero haciendo la misma actividad que los adultos y compartiendo, muchas veces, el mismo espacio. Lo que empieza primero como un acompañamiento para estar cerca de papá o mamá mientras entrenan, termina transformándose en una actividad que adoptan como propia y que, según los mismos chicos aseguran, les permite "estar sanos y en forma" de una manera divertida.

El running es sólo la punta del iceberg de la tendencia: hay clases de kangoo jumps para niños (las botas rebotadoras que desde hace un par de años son furor en gimnasios y parques), lecciones de aerobics infantil, yoga, pilates, spinning y hasta crossfit kids, la disciplina inspirada en el entrenamiento militar que es furor entre los adultos. Pero, ¿es posible adaptar estas rutinas a los más chicos? ¿Cuál es el riesgo? ¿Hasta dónde se trasladan los deseos adultos a los niños y se naturalizan?

Según el personal trainner Daniel Tangona, autor del libro Las excusas engordan (Penguin Random House), por publicarse en breve, siempre que haya un chequeo médico previo y los esfuerzos correspondan a la edad, no existen contraindicaciones. "El grado de sedentarismo entre los niños y adolescentes es tan grande que los padres hacen cualquier cosa por sacarlos de la compu -dice-. A los chicos hay que invitarlos a...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba