Un cheque del Estado para más de la mitad del país

Urge hallar soluciones de largo plazo que impliquen apostar a una educación formal para una inserción laboral plena, que reemplace la cultura de la dádivaCada año que transcurre es mayor la cantidad de dinero que la Argentina destina a programas sociales. El último dato al respecto se conoció hace pocos días mediante una información publicada por la nacion: el 55% de la población recibe algún plan social, ya sea un subsidio económico o una transferencia alimentaria. Eso sin contar que, además de las personas, perciben asistencia del Estado nacional organismos de gobiernos provinciales, bancos y organizaciones de la sociedad civil, entre otros tantos actores que intentan paliar las necesidades de quienes sufren riesgo nutricional, sanitario y habitacional o que carecen de empleo formal.Al concluir el gobierno de esa ayuda ya había escalado al 43,8% de las personas. Pandemia mediante, el actual gobierno la llevó al 55%. En 2010, el 24,4% de los hogares recibían algún tipo de plan. Hoy lo recibe el 47,4%.Otro dato significativo es que la mayoría de los más de 22 millones de habitantes que obtienen un plan social perciben también otros montos, como, por ejemplo, la Asignación Universal por Hijo (AUH), además de ayudas que muchas veces se superponen, aun con fines similares, y sobre las cuales el Estado no ejerce control efectivo, ni siquiera para verificar el cumplimiento de contraprestaciones, en los pocos casos en que son exigidas. A eso se agregan planes en teoría excepcionales, como el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE), nacido al calor de la pandemia, y por el cual el Gobierno ha socorrido a unos nueve millones de argentinos y podría seguir haciéndolo, según admitió recientemente el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo.Basta con ingresar en webs oficiales para corroborar la multiplicidad de erogaciones que el Estado realiza dirigidas a sectores a los que califica con el amplio paraguas de "vulnerables". por ejemplo, del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales de la Presidencia de la Nación, es un muestrario acabado de lo que señalamos. Recorriendo apenas las primeras páginas se contabilizan la Tarjeta Alimentar; la Complementación Alimentaria; los programas Prohuerta y Sembrar Soberanía Alimentaria; el de Asistencia a Comedores Escolares; el Programa Alimentar Saberes; el Plan Nacional de Protección Social; el Programa Hogar; el Plan Nacional Organizar; el programa Talleres Familiares y Comunitarios; los planes de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba