La CGT analiza sumar a los movimientos sociales a su estructura

La alianza estratégica entre la y los movimientos sociales, hasta ahora escenificada con la figura de "unidad de acción" para la protesta callejera, podría dar un paso definitivo para su consolidación. , uno de los tres jefes cegetistas, propondrá la incorporación formal de los trabajadores de la "economía popular" a la central obrera.

La iniciativa de Schmid no es puramente propia: es un reclamo sostenido de Juan Grabois, referente de la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) y un dirigente cercano al papa Francisco. Además, está en línea con el proceso de reconocimiento institucional que demandan los movimientos sociales como actores protagónicos del mapa político. En ese mismo rumbo se circunscribe el reciente pedido de la CTEP al Ministerio de Trabajo para ser incorporados al Consejo del Salario, el ámbito tripartito que establece de manera anual la suba del salario mínimo vital y móvil. Grabois pretende sentarse a negociar el sueldo básico como un miembro más junto con el Gobierno, las centrales obreras y las cámaras empresarias.

La posible incorporación de los movimientos sociales a la CGT ya genera ruido entre los principales jefes sindicales. De los tres integrantes del triunvirato de mando, Schmid es el único que mantiene viva la alianza. Tal vez su actitud responda a la charla íntima que tuvo con el papa Francisco en diciembre del año pasado. Después de su viaje al Vaticano, Schmid puso en práctica la visita de la CGT a las villas en las que curas como el padre Pepe Di Paola tienen ascendencia. Visitaron La Cárcova y la cooperativa de ladrilleros que montó el Movimiento Evita en La Matanza. Schmid consensuó estas actividades con la CTEP, Barrios de Pie y el Evita, los socios con los que empujaron la ley de emergencia social.

Después de que pase la negociación por la suba del salario mínimo, a fines de junio, Schmid llevará el debate al corazón de la CGT. Propondrá incorporar de manera formal los movimientos sociales a la estructura cegetista. "Un primer paso sería darles periodicidad y un marco más formal a los encuentros ya existentes", sugirió, como para romper el hielo. Pero Schmid reconoció que la misión no será sencilla y que no todos sus colegas cegetistas estarán de acuerdo.

Discusión abierta

De avanzar la iniciativa, la CGT debería modificar el artículo 1° de su estatuto, en el que reconoce únicamente como miembros a organizaciones con personería gremial, ya sean sindicatos, asociaciones o...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba