Centurión apunta a Brasil y Cocca está más nervioso

 
EXTRACTO GRATUITO

MAR DEL PLATA.- A Ricardo Centurión le bastaron cuatro meses para volver a ganarse la atención que había perdido tras su paso por el fútbol italiano. Aquel gambeteador serial al que le saltaba la térmica cada vez que le pegaban una patada mutó en un futbolista más maduro; más completo. Diego Cocca, el entrenador de Racing, lo obligó a reinventarse. Dejó de correr sólo una mitad de la cancha para agregarle a su juego mayor presencia defensiva. El gol del campeonato, frente a Godoy Cruz, terminó de colocarlo en la lista de objetivos de los principales clubes europeos y sudamericanos. Ahora, Cocca, que ya se había enojado por la tardanza de los dirigentes para contratar refuerzos, se pondrá más firme para que le concedan sus deseos: un carrilero por la derecha (el favorito del DT era Camilo Mayada, pero River se lo sopló al pagar US$ 1,8 millones por el 55% del pase) y un enlace, lugar en el que pretende a Alejandro "Papu" Gómez (Atalanta, de Italia).

En agosto del año pasado, cuando Centurión regresó de Italia porque Genoa había incumplido el pago de una cuota del préstamo (eran US$ 800 mil, con una opción de compra de cuatro millones), Racing le hizo firmar un contrato de tres años y medio, con una cláusula de rescisión de cuatro millones de euros. En aquel momento, el valor de mercado del mediocampista ofensivo que alguna vez estuvo en la mira de Real Madrid estaba devaluado. Centurión volvía a su casa para renacer y intentar relanzar su carrera.

Ahora, la oferta no vino de Europa sino de Brasil. San Pablo propuso los cuatro millones de euros que destraban su salida. Al jugador le ofrecen un convenio por tres temporadas: más de un millón de dólares por año. Centurión quiere irse y Racing no puede hacer demasiado para retenerlo. Sin embargo, el presidente Víctor Blanco rechazó la propuesta, pero más atento a cuidar su imagen política. "Centurión está decidido a irse. Le queda a San Pablo mejorar la oferta porque a cualquier precio no lo vamos a vender", declaró el empresario en Fox Sports. Si bien Blanco es un avezado hombre de negocios, la jugada mediática puede salirle mal. Los paulistas están pagando la claúsula; incluso, la están mejorando porque a Racing aún le quedaría el 30% de Centurión. Si llegará a caerse la venta, ¿quién se hará cargo del lucro cesante del futbolista? ¿Tendrá sentido mantenerlo pese al fastidio que puede llegar a expresar por la transferencia frustrada? ¿Hasta qué punto Racing tiene derecho a pedir más dinero si...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA