Causa Nisman: la fiscalía amplía la búsqueda

 
EXTRACTO GRATUITO

Cada persona que entra o sale es una foto. Cada auto es una foto. Van 23.000 capturas. Es un trabajo hormiga. Los investigadores están buscando a un asesino.En la causa por la muerte del fiscal Alberto Nisman, la fiscalía de Eduardo Taiano le encomendó a la Policía Federal que revisara todas las imágenes de las cámaras de seguridad de las torres Le Parc (de los espacios comunes de los edificios, de los estacionamientos y de las cámaras que apuntan a la calle) del fin de semana en el que apareció muerto Nisman y que tomara una captura de cada persona y de cada automóvil.Después, al equipo de la fiscalía le espera un trabajo artesanal: como la calidad de las imágenes es mala, no se puede usar un sistema de reconocimiento facial. Tienen que mirar las imágenes una por una.Lo primero será chequear quiénes son del edificio. Para eso, el plan es pedirle al Registro Nacional de las Personas las fotos de los DNI de unas 450 personas que viven en Le Parc, que la fiscalía ya tiene identificadas porque les tomó declaración. También va a ser un problema reconocer cada vehículo porque en muchas imágenes no se ven las patentes.Este estudio es una nueva medida de prueba ordenada en la causa por la muerte de Nisman, informaron a LA NACION fuentes de la investigación.En este caso, el fiscal Taiano, el juez Julián Ercolini y la Cámara Federal dieron por probado que Nisman fue asesinado y afirmaron que el especialista en informática Diego Lagomarsino fue "partícipe necesario" del crimen.La sospecha, según la Cámara, es que la muerte estuvo vinculada con la denuncia que Nisman había hecho contra Cristina Kirchner días antes de aparecer muerto. Pero ni el fiscal ni el juez ni los camaristas lograron explicar quién lo mató ni por qué.Sin una hipótesis concreta por confirmar, las medidas en curso en el expediente son parte de una búsqueda muy abierta. Los investigadores admiten que van a llevar tiempo y que su éxito no está para nada garantizado.A la revisión de ingresos y egresos del edificio se suma el entrecruzamiento que sigue en marcha de unos 45.000 teléfonos.Desde hace años, los encargados de la causa creen que hay agentes y exagentes de los servicios de inteligencia que saben más de lo que está contado en el expediente. Lo decía ya Viviana Fein, la primera fiscal del caso.Por eso, como parte del trabajo de análisis de llamadas, buscan dar con la identidad de los verdaderos usuarios de los teléfonos. "Stiusso tenía cientos de líneas a su nombre", dijo un...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA