Caruso, emocionado: 'Era la deuda que tenía con Quilmes'

 
EXTRACTO GRATUITO

A los 49 minutos del segundo tiempo, Pérez Godoy crea una obra de arte: es el segundo tanto de Quilmes. Apenas unos segundos después, Ricardo Caruso Lombardi, bufón para algunos, especialista para otros, entre lágrimas, se abraza con todos en el campo de juego. Jugadores, colaboradores, ayudantes, dirigentes, allegados, curiosos. Son más de 20 abrazos que reflejan algo más que un triunfo contra Gimnasia, candidato al título: es la salvación. La permanencia del equipo cervecero en Primera. "Era la deuda que tenía con Quilmes", recuerda. Así fue: con el polémico y eficaz entrenador, se salvaron Argentinos en 2007, Newell's en 2008, Racing en 2009, San Lorenzo en 2012 y Argentinos en 2013. A Quilmes lo agarró demasiado tarde: no lo pudo contener en 2011. "Esto es impagable", reflexiona, mientras espía a los hinchas, muchos con lágrimas. Algunos, insolentes, (los menos), intentan agredir a los futbolistas de Gimnasia, al límite de la sinrazón.La mayoría, por fortuna, se emociona y celebra, casi al mismo tiempo. Corea "Caruso, Caruso", por primera vez. El mismo técnico que renunció semanas atrás, el mismo DT que consiguió levantar a un equipo abatido, casi condenado. Cuentan que tocó la fibra íntima de la mayoría de sus...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA