Cartas de los Lectores

 
EXTRACTO GRATUITO

Un país para todos

El escenario político se pone pesado. El fin de mandato del Gobierno parece poner nervioso a más de uno. Se empiezan a escuchar denuncias de prácticas oscuras tanto en la campaña como en el recuento de votos en las PASO. En ese clima, desde Jujuy llegó la peor noticia: "Un militante político fue baleado por la espalda en la víspera de las elecciones y murió días después". Esta última parece una noticia de otra época, pero lamentablemente acaba de ocurrir. En este clima, las organizaciones de derechos humanos, lamentablemente, no alzaron su voz, los dirigentes políticos no salieron en bloque (como hubiese correspondido) a repudiar el hecho, a pedir cordura y a exigir su esclarecimiento. Los ciudadanos no nos merecemos vivir estas situaciones que ya deberían estar superadas. Llevamos 32 años de democracia, ya es hora de que luego de elecciones transparentes y pacíficas, el presidente saliente le ponga la banda presidencial al mandatario electo y se ponga a su disposición para colaborar en todo lo que el país requiera. Ésa es la única manera de construir el país que todos declaman en los discursos de campaña.

Oscar Cesareo

mailto:ocesareo@gmail.com

Ciencia ficción

En la página 11 de la edición del jueves pasado, el fiscal de cámara con competencia electoral doctor Di Lello dice que la denuncia del ingeniero Solá sobre la falta de sus votos es de "ciencia ficción". Y en la página anterior, el columnista Carlos Pagni recuerda que en la mesa 1441 de Famaillá, Scioli ganó con el 105 % de los votos. ¿Y eso no es ciencia ficción?

Dr. Osvaldo Zampini

DNI 4.273.541

Precio de la cebolla

El insólito precio alcanzado por el kilo de cebollas, por razones aún debidamente explicadas, ha pasado a ser noticia, informándose de su importación desde la lejana Nueva Zelanda. Esta situación ha puesto en evidencia una mejor calidad del producto del exterior, así como una diferencia en lo concerniente a lealtad comercial porque, al decir de un minorista, los 20 kilos de las cebollas neozelandesas son efectivamente 20, mientras que en el caso de las nacionales, aunque el envase marca 20 kilos en el envase, en realidad éste contiene 18, cantidad que se reduce aún más por el descarte de las invendibles, cosa que no ocurre con las cebollas importadas.

Cabría preguntarse en cuántos otros productos que, importados mediante una adecuada política arancelaria, se pondrían en evidencia casos similares. Vivir exclusivamente con lo nuestro no siempre es una política acertada para...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA