Cartas de los lectores

 
EXTRACTO GRATUITO

carta de la semanaSINCERAMIENTOLos populistas, esos que no producen pero que se embelesan repartiendo los recursos generados por los demás, se oxigenan inventando enemigos para justificar su existencia. O sea, los poderes concentrados, los destituyentes, los gorilas, los golpistas, y tantos otros fantasmas sin nombre que ayudan a mantener viva la burbuja en la que basan su gestión de gobierno.Esto hasta que el relato se funde en su propia incoherencia. Hoy la magia, la suerte, el viento de cola y los recursos financieros de un modelo que se las ingenió para hundir en un subdesarrollo humillante al país con más recursos de la región parecen haberse acabado.Esperemos que la Presidenta deje su ideología de lado y que encuentre la forma de sincerar la situación, quizás la única opción para lograr un clima de confianza con una sociedad agobiada, ávida de soluciones. Aunque esto signifique más esfuerzo y sacrificio.Carlos Alejandro ArteagaDNI 10.736.136IGUALESSomos muchos los que quisimos comprar divisas para viajar durante 2013 y la AFIP nos impidió hacerlo. Sin embargo, ese cepo que todos los funcionarios kirchneristas negaron, ahora fue levantado. Me pregunto qué y cómo hubiera hecho Néstor Kirchner, el ideólogo del modelo nacional y popular si viviera, para comprar, como hizo en su momento, dos millones de dólares. Seguro que Capitanich no lo habría acusado de especulador.Parafraseando al gran George Orwell en Rebelión en la granja: "Todos somos iguales (ante la ley), pero algunos son más iguales que otros."Andrea TestaDNI 16.559.434PICARDÍAEl jefe de Gabinete, que viene del interior del país, sabe del proceso agrícola, que tiene uno o dos ingresos en todo el año, en forma concentrada (la cosecha). Ya en las décadas del 70 y 80 se prometían condiciones oficiales para que el productor siembre, que cambiaban al momento de cosechar, no teniendo el productor herramientas para defenderse. "No habrá retenciones, siembren… (que las pondremos a la cosecha)". El pequeño productor, sin almacenaje, estaba a merced de los grandes, incluyendo en ellos al Estado, que siempre fue el mayor socio, enorme, avaro, insaciable y aprovechador. La tecnología permite que ahora con poco capital se pueda almacenar. Eso le permite, vendiendo de a poco a lo largo del año, asumir sus gastos. Y lo que en cualquier mercado sería virtuoso (estabilizar la oferta y demanda en el tiempo), para los que quieren aprovechar debilidades, es una barbaridad.Los gobiernos que quieren...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA