Carta de lectores

 
EXTRACTO GRATUITO

La carta del domingoNo se puede editar la historia Se­ñor Di­rec­tor:"La Presidenta argumentó en la ONU: «¡Qué culpas tenemos los argentinos de lo que nos pasó a partir del 24 de marzo de 1976!». Culpa no sé; responsabilidad, toda. Los pueblos no pueden elegir o editar su historia, pero la Argentina trata. El país tiene una historia liberal o antiliberal, peronista o no peronista. Según del lado que se esté: yo argentino, los otros no."Ese despropósito ahora ha sido llevado a la ONU por la Presidenta. La Argentina fue a la guerra en marzo de 1982, con argentinos que llenaban las plazas y desplegaban banderas."Si la dictadura hubiera conquistado las islas, la Presidenta no hubiera ido ayer a la ONU a devolverlas como bien malhabido por déspotas. Alemania nunca intentó sacarse la responsabilidad del Holocausto, alegando que los nazis no eran alemanes."La dictadura fue un hecho argentino, como cualquier otro hecho de nuestra historia. Las consecuencias de esos hechos son responsabilidad argentina."Puede ser que en muchos años el recuerdo de la guerra se borre de la memoria de los isleños. Pero hoy hablar de transferencia de soberanía contra la voluntad de gente nacida en un lugar, con generaciones de antepasados allí, y que padecieron un brutal acto de guerra argentino, es un insulto a la dignidad humana."Guillermo Gil CI 5.602.976Política frívolaSe­ñor Di­rec­tor:"Dicen los teóricos que la política tiene como misión fundamental el bienestar del ciudadano, el cual en su totalidad y sin exclusiones debería ser el eje alrededor del cual girasen los desvelos de su dirigencia."Que uno de cada diez argentinos pase hambre indica que gran parte de esa dirigencia ha desertado de esa misión."Antes de la decisión política de destinar 800 millones de pesos a Fútbol para Todos, debió haber habido una política de Estado de Hambre para Nadie."Antes de haber organizado carreras internacionales de autos en la avenida más ancha del mundo, debió haber habido una política de Estado para resolver el desamparo de niños y adultos a la intemperie en la vía pública."Antes de canalizar la preocupación por la despenalización del consumo de ciertas drogas, debió haberse concretado la eficaz contención y tratamiento de niños y jóvenes estragados por las adicciones."Antes de cundir la desesperación por evitar la sangría de divisas, debería cundir por la sangría de vidas de personas a manos del delito."Tal vez, de esa manera podría ser creíble que la política está al servicio...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA