Carencias y desigualdades

 
EXTRACTO GRATUITO

Como lo hace anualmente, el Barómetro de la Deuda Social de la Infancia (BDSI) presentó, semanas atrás, en la Universidad Católica Argentina (UCA), sus conclusiones con relación al estado de la población, basadas en una investigación realizada sobre las principales concentraciones urbanas del país, exploración que se viene haciendo desde 2004. La encuesta realizada abarcó los problemas centrales de nuestra minoridad; en especial de la que se encuentra en situación de riesgo.Las conclusiones del trabajo exponen de manera objetiva las carencias que padecen chicos y adolescentes en relación con la alimentación, la salud, la vivienda y las condiciones en que se desenvuelve la vida de los más jóvenes. De modo breve, la investigación muestra las causas que abren las brechas de desigualdad entre los alumnos y anulan la deseada presencia del principio de la igualdad de oportunidades. Así, informa el BDSI, mientras un 43,8 por ciento de los menores se alimentan bien en cantidad y calidad de calcio y proteínas, y una proporción casi semejante (un 41,9%) recibe alimentación suficiente en cantidad, aunque no en calidad, el 14,3% restante vive en situación crítica, con una alimentación insuficiente tanto en cantidad y calidad. Dichas carencias crean tempranas patologías por desnutrición o malnutrición.Esos problemas básicos se unen a otros vinculados a la vivienda. Según ha comprobado la investigación cumplida, el 20 por ciento de los menores vive en condiciones de hacinamiento; la mitad, con problemas de saneamiento por faltas de cloacas, y un 13 por ciento con la inseguridad de contar con el abrigo de una vivienda. En esas condiciones, son muchos los chicos que nunca pudieron festejar un cumpleaños en la infancia. Es obvio que, ya de más grandes, tampoco encuentran lugar apropiado para leer o estudiar, y el ambiente nada acogedor de la vivienda los expulsa a la calle. Por fin, el 43,5 de los...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA