Cambio de look y nostalgia del remise, la nueva vida de Centeno

 
EXTRACTO GRATUITO

Lo primero que pidió cuando se instaló en su nueva casa fue un cuaderno y una lapicera. Quería escribir minuciosamente -como ya lo había hecho con los recorridos de - su experiencia el día después del caso de corrupción más importante de los últimos años: losEl chofer Centeno añora por estos días, como nunca antes, volver a manejar su remise. Quiere retomar su vida cotidiana, regresar a su casa, alejarse de los custodios armados. Evaluó en las últimas semanas abandonar el programa de protección a imputados, según pudo reconstruir LA NACION sobre la base de fuentes oficiales. Pero dio marcha atrás por el temor a posibles represalias de algunos de los involucrados en la causa. Centeno ya no es el mismo que caminó, a fines de agosto, por los pasillos de junto al fiscal , esa foto que lo inmortalizó en todos los diarios. Cambió su look. De hecho, los funcionarios que viajaron para verlo solo lo reconocieron porque llegó rodeado por un grupo de custodios con armas largas.Encontrar al chofer de Baratta fue una experiencia de película. Los funcionarios judiciales que lograron entrevistarlo viajaron en auto durante horas hacia el interior de la provincia de Buenos Aires. Tomaron distintas rutas, caminos de tierra y hasta dieron vueltas para desorientarlos. Se encontraron en una fábrica abandonada, relataron fuentes judiciales.Su estado de ánimo a lo largo de estos cinco meses es oscilante, aunque suele estar "bajoneado", sostuvo una fuente que conoce el expediente. En esos momentos, justamente, es cuando analiza dejar el programa de protección a imputados. Todavía no asimila las consecuencias que generó con los cuadernos de las coimas.Quienes saben de su nueva vida cuentan que habitualmente lee mucho y también dedica varias horas a ver televisión. Por ahora, no volvió a trabajar.Centeno está procesado como miembro de la asociación ilícita, pero fue liberado el 3 de agosto. Desde ese momento, el chofer ingresó voluntariamente en el programa de protección a imputados por motivos de seguridad.Mientras tanto sigue atento desde algún lugar de la Argentina las novedades de las distintas causas judiciales que enfrenta.De hecho, su abogado, el defensor oficial Gustavo Kollmann, recibe su llamado todas las semanas; son largas conversaciones que exceden lo estrictamente jurídico y se extienden a otros temas.El chofer fue liberado por el juez , pero al ingresar al programa su libertad inevitablemente se restringió por las medidas de seguridad...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA