Con más calor se necesita otra agricultura

 
EXTRACTO GRATUITO

El daño ya está hecho y es irreversible: el nivel de temperatura alcanzado en la tierra ya no se podrá bajar. Las estimaciones señalan que al paso que vamos el calentamiento global a fines de siglo llegará mínimamente a un grado y quizás a dos grados más respecto de la temperatura promedio actual, lo que aumentará la volatilidad climática con sequías y aumento de lluvias e inundaciones, todo ello con una población en crecimiento y menos recursos suelo y agua para producir alimentos.

"La meta científica es un acuerdo entres las naciones para no superar los dos grados de aumento de temperatura. Con esos parámetros la vida es vivible y otra agricultura es posible, porque lo que ahora es templado va a ser más tropical y lo que ahora es tropical, va a ser más desierto" sostuvo el especialista uruguayo Rubén Echeverría, uno de los disertantes del Foro Internacional de Cambio Climático desarrollado el jueves pasado en Buenos Aires.

Echeverría es ingeniero agrónomo y tiene una vasta trayectoria en investigaciones sobre cambio climático. Obtuvo una maestría y un doctorado en Economía en la Universidad de Minnesotta. Y desde hace seis años es director general del Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT), con sede en Cali, Colombia.

Al ritmo del calentamiento global citado, entiende el investigador que en 20 o 30 años los niveles de rendimiento en la agricultura pueden bajar entre el 10 y el 20%, "que es muchísimo". Por eso hay investigaciones con métodos convencionales, demorarán de 10 a 30 años para obtener cultivos resistentes a sequías, a las altas temperaturas o a los excesos de agua, porque el calentamiento de la tierra y la evapotranspiración de las plantas provocará más precipitaciones.

Al margen de lo señalado, Echeverría explicó que si no se llega a ningún acuerdo entre las naciones y ni China, India y los Estados Unidos no cambian su patrón de consumo, "habrá otro escenario, totalmente impensable y creo firmemente que no ocurrirá y es que ese calentamiento pueda llegar a cinco, seis o siete grados más para esa misma fecha, lo que sería un caos".

Y agregó en ese sentido: "Estamos en 2015 y tenemos mucho tiempo para seguir trabajando. Hay mucha investigación detrás y disponemos de una herramienta fundamental que es la agricultura climáticamente inteligente, cuyos tres pilares son mantener los rendimientos, mejorar la adaptación de las plantas a nuevos niveles de temperatura y humedad y si es posible, mitigar los gases", dijo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA