Café Tacvba: cambiar la realidad bailando

 
EXTRACTO GRATUITO

Sólo algunas noticias lograron paralizar la Redacción de LA NACION en estos últimos años. La final del último Mundial, la elección del papa Francisco, el reencuentro de Estela Carlotto con su nieto Guido, la muerte de Néstor Kirchner, la tragedia de Cromañón, el ataque a las Torres Gemelas, el atentado a la embajada de Israel y, como señala un antiguo secretario de Redacción, el partido de Los Pumas frente a Gales en el 99.

La lista podría seguir, pero no hay que irse demasiado atrás. Desde las 11 de la mañana, la rutina y el estado de ánimo de los periodistas están alterados. No es un día habitual. La llegada de Café Tacvba, la banda más importante del rock latino, que tocará en el diario abriendo el ciclo Música en la Redacción, resulta una experiencia inédita y vibrante.

El clima es una mezcla de revuelo -gente de técnica que corre de un lado a otro tirando cables, acomodando instrumentos, corriendo escritorios, montando luces, sonido y cámaras- con esa sensación de incertidumbre y adrenalina que suelen producir aquellas noticias o hechos que dejan marca. La banda mexicana que está de gira por la Argentina celebrando los 20 años del emblemático Re, el disco más influyente del rock latino, está por tocar en vivo en la Redacción del diario, una experiencia también inédita y novedosa para ellos.

Acaban de presentarse anoche (el miércoles último) en el Gran Rex. "Por cien butacas no hicimos sold out", comenta la tour manager española. Hay alegría en el grupo. "Aquí en Buenos Aires siempre es así: im-pre-sio-nan-te. Fue una celebración", cuenta Meme del Real, cantante, guitarrista, tecladista y compositor de muchas de las "rolas" (canciones) más significativas del grupo junto a Joselo Rangel.

Esta nueva experiencia les llama la atención. Los Tacvba se están adaptando a un escenario ubicado en el medio de una Redacción, algo totalmente distinto de lo que están acostumbrados. "Nunca tocamos en un lugar así, pero sí en situaciones en las que se generaba algo inusual con el público. Igualmente se convierte en algo entretenido tocar así", dice Meme, locuaz con todo aquel que lo para en el pasillo para hacerle escuchar una música, sacarse una foto o conversar un rato antes de la prueba de sonido.

Rubén Albarrán todavía no llegó. Quique Rangel, con la personalidad elusiva de todo bajista, se entretiene leyendo la colección del diario en el centro de la Secretaría de Redacción, allí donde se "está montando" el escenario, entre escritorios y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA