Uno de cada dos jóvenes reorienta su carrera luego de ser voluntario

 
EXTRACTO GRATUITO

"Me cambió mucho la forma de ver el mundo. Una cosa es que te lo cuenten y otra es ver en primera persona la realidad de las familias que viven en villas y asentamientos, y tener la posibilidad de hacer algo para mejorarla", cuenta el ingeniero industrial Martín del Pino (26) sobre su primera experiencia construyendo una vivienda de emergencia como voluntario. "A partir de ese momento, decidí poner mi profesión al servicio de los más vulnerables", agrega.Él no es el único que decidió darle un giro a su vocación. Según un reciente informe realizado por , uno de cada dos jóvenes que participaron de una experiencia de voluntariado reorientaron su carrera profesional hacia áreas vinculadas a diferentes problemáticas sociales. Desde abogados y arquitectos hasta comunicadores, todos comparten el deseo de entregar sus conocimientos a quienes más lo necesitan.Para la investigación, fueron encuestadas 851 personas de 18 países de la región. Los especialistas en educación coincidieron en que los resultados indican una tendencia estable. Paola Delbosco, doctora en Filosofía y profesora del Instituto de Altos Estudios (IAE) de la Universidad Austral, asegura: "No hay nada más estimulante para una persona, sobre todo para un joven, que ver cómo su intervención en la realidad genera un cambio".Por su parte, Beatriz Balian, socióloga y expresidenta de la Academia Nacional de Educación, destaca: "La motivación de mejorar su realidad y la de otros hace que los estudiantes o recién egresados busquen especializarse en temas o sectores específicos vinculados a la ayuda social".Un ejemplo de esto es Gabriela Arrastua (32), quien empezó a ser voluntaria en 2008, mientras estudiaba Ciencias Políticas. Cuando terminó la carrera se anotó en un posgrado enfocado en relaciones internacionales, pero finalmente, a partir de las experiencias que vivió, decidió especializarse en desarrollo humano y políticas públicas."El voluntariado le aportó conciencia y acción social a mi profesión. La cercanía con las problemáticas y el trabajo en territorio me cambiaron mucho", confiesa.En esa línea, Laura Sánchez, directora del equipo de Techo a nivel internacional, explica: "Luego de realizar el voluntariado, a muchos jóvenes les surge la pregunta de cómo hacer que sus futuras decisiones contribuyan a construir una sociedad más justa".Martín, quien vive en la ciudad de Buenos Aires, participó por primera vez en la construcción de una casa en 2012, para una familia con tres hijos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA