La Cámpora pierde espacios en el esquema de poder del Gobierno

 
EXTRACTO GRATUITO

La agrupación juvenil La Cámpora pierde apoyos en el gobierno de . En la lista de candidatos a legisladores porteños del Frente para la Victoria, la Presidenta devaluó al candidato camporista al séptimo lugar pese a que el legislador , candidato a diputado nacional, le gestionaba el tercer puesto.El propio secretario legal y técnico, Carlos Zannini, le bajó el pulgar a Javier Andrade, el hombre de Cabandié. Puso en tercer lugar a José Campagnoli, de Nuevo Encuentro, de Martín Sabbatella.Así la agrupación que lidera Máximo Kirchner no tendrá representantes en la Legislatura porteña tras el retiro de Cabandié en diciembre: difícilmente entren siete legisladores de la lista del Frente para la Victoria que liderará el ex canciller Jorge Taiana. La expectativa son cinco o seis.En la Casa Rosada hicieron notar que el jefe de La Cámpora, , y otros altos mandos camporistas como el diputado Eduardo De Pedro y el presidente de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde, ya no ocupan la primera fila de los actos institucionales de Cristina en el Salón de las Mujeres de Balcarce 50."La orden fue pasarlos al segundo plano", confiaron a LA NACION en la Casa Rosada. Si bien siguen siendo "un núcleo inseparable de Cristina", la Presidenta y Zannini han tenido discusiones con ellos en Olivos.No cayó bien que Recalde agraviara al jefe del bloque de la UCR, Gerardo Morales, con el calificativo de "zángano". El jefe del bloque del PJ, Miguel Pichetto, pidió públicas "disculpas" a los radicales hace dos semanas durante la sesión sobre la reapertura del canje de deuda, un debate delicado.La semana última Recalde pareció retroceder cuando presentó su informe sobre Aerolíneas ante el Senado, pero al día siguiente dijo que Morales era "mucho peor" que un zángano. Entonces el bloque de la UCR se retiró de la sesión de debate del impuesto a las ganancias."Una sesión que era para no tener problemas, con apoyo de los radicales, terminó empañándose. Y no estamos en un buen momento para esas cosas", se indignó un operador oficialista. Según pudo saber LA NACION, Cristina, Zannini y Oscar Parrilli, secretario general de la Presidencia, le pidieron a gritos a Larroque, en sucesivas reuniones, que moderen sus actitudes para evitar una derrota en octubre peor que la de las primarias de agosto.Pero los camporistas no consideran siquiera una derrota ni tienen perspectivas de dejar el poder en 2015. Larroque y De Pedro ya no van tanto a Olivos. Zannini; Parrilli; el jefe de la SIDE, Héctor...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA