El Brexit no logró empañar la fiesta de Pergamino

 
EXTRACTO GRATUITO

Una vez más, Mauricio Macri volvió a repetir esta semana su objetivo para el campo. "No sólo producir más cereales, sino que queremos transformarnos en el supermercado del mundo, queremos que nuestros alimentos con marca, con valor agregado, lleguen al mundo entero porque eso multiplicará el empleo por todo el país", afirmó el presidente al dejar inaugurada en Pergamino la nueva planta de fertilizantes microgranulados de la empresa Rizobacter y del grupo francés De Sangosse.

Estaba eufórico y también emotivo después de presenciar el inusual aplauso que prodigaron durante varios minutos los invitados al acto y empleados de la empresa festejando la sirena de arranque de la planta. No era para menos. Ricardo Yapur, CEO de Rizobacter, sus socios y el equipo gerencial, tuvieron que remarla durante seis años para concretar el proyecto valuado en 30 millones de dólares. Fue una carrera de obstáculos con el cepo cambiario del gobierno K, la política antiagro que llevó a tener trigos o cultivos agrícolas con el menor aporte de insumos, y un marco país que rumbeaba hacia la Venezuela chavista. Un proceso en el que se debió soportar un alto umbral de dolor, más propio de un prisionero de guerra que de un empresario. Entre las conjeturas que llevaron el proyecto a la feliz inauguración de esta semana, no se descarta que Nicolás Fillon, CEO de De Sangosse, le haya puesto el gancho al acuerdo por un acto hipnótico.

Lo cierto es que los franceses son de apostar fuerte. Lo hicieron en 1989 cuando, como empleados, aceptan la empresa en quiebra que les cede la familia De Sangosse que hasta ese momento vendía fertilizantes. Contra todo cálculo previo, lograron darle vida al "muerto" que les tiraron gracias a la diversificación de productos, aumento de la oferta y búsqueda de nuevos mercados internacionales. Hoy la empresa cercana a la ciudad de Toulouse, tiene 780 empleados de los cuales 100 son investigadores, factura 340 millones de euros al año y exporta a 50 países. "Aprendimos a alimentarnos de la hierba entre las patas de los elefantes, tratando de pasar desapercibidos", cuenta el asesor Jean Luc Larradet para explicar cómo compitieron entre las grandes multinacionales. Los franceses de De Sangosse no se quedaron quietos,...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA