Braian Toledo: 'Este año voy a salir a romperla'

 
EXTRACTO GRATUITO

"¿Te contó la apuesta que tenemos? Por cada tres metros que él la tire más lejos, yo bajo 10 kilos", chicanea Fabián a Braian Toledo, que al costado de la pista se prepara para hacer sus pasadas de 400 metros en 1m11s. Fabián es un docente cordobés que decidió vivir en Marcos Paz, donde practica casi siempre Toledo. Allí, entre amigos y conocidos, Braian comenzó junto a su entrenador, Gustavo Osorio, que era su profesor de gimnasia, hace 12 años. Empezó jugando y lanzando piedras, como Osorio hace iniciarse a sus chicos de la escuelita de atletismo. Así el preparador conoció al discípulo cuando el pequeño tenía 10 años.

Y en ese ritmo de pueblo, en que conviven en un escenario un docente que camina para ponerse en forma y un medallista olímpico juvenil, se entrena Toledo. La pista estará completa cuando se instale una corredera, la parte donde el atleta hace la carrera previa al lanzamiento, que está proyectada desde 2011. Pero estar cerca de los afectos fue una clave para, por ejemplo, no perder la cordura en el largo proceso que vivió hasta recuperarse de una lesión que prácticamente lo marginó de la competencia en 2014.

Ahora, a diferencia de ese chiquito de melena hasta por los hombros que tiraba pelotitas lo más lejos posible, Toledo lanza con una jabalina de 800 gramos. En 2010 perforó el récord de menores (700 gramos), lanzó 84 y 85 metros, y después ganó la medalla dorada en los Juegos Olímpicos de la Juventud. Luego, en 2011, obtuvo la medalla de bronce en los Panamericanos de Guadalajara, y en 2012 alcanzó su mejor marca personal en mayores, con 79,87 metros, en un certamen en Marbella, España. La curva creciente se interrumpió en 2013 y 2014. Braian no esquiva la pregunta y responde con honestidad sobre el estancamiento: "Hay cosas que pasan emocionalmente. En 2013 me fui a vivir solo por cuestiones personales. Anímicamente no me sentía muy bien. La mejor opción que pude tomar era irme a vivir solo y distanciarme de muchas cosas, y encontrarme más conmigo. Después de que me pasara todo eso, llegó 2014, estaba en plena base y tiré 78,60m. Se dibujaba un 2014 hermoso y me lesioné. Eso también me enseñó muchísimo, lo cual me llevó a ponerme muy fuerte."

Toledo se distendió el ligamento lateral interno del codo derecho. Se lesionó durante la pretemporada, en diciembre de 2013. Pero el diagnóstico preciso tardó en llegar y la recuperación fue más lenta que lo que él imaginaba. Durante seis meses no pudo lanzar, y la rehabilitación...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA