Batalla numérica por el impacto de la inflación en el sueldo

 
EXTRACTO GRATUITO

El Gobierno reconoce que, como consecuencia de las medidas oficiales tomadas en los primeros meses del año, los salarios de los trabajadores perdieron poder de compra real. Sin embargo, y frente a la negociación que dentro de dos semanas pondrá cara a cara al Estado, sindicatos y empresarios, en el oficialismo afirmaron que las billeteras de los consumidores argentinos se achicaron menos de lo que los gremios denuncian.

A días de la cumbre entre la CGT, la Unión Industrial Argentina (UIA) y el Gobierno, que se realizará tras el regreso del presidente de su visita al Papa, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, dio anteayer dos pistas: habrá bono de fin de año, pero ese beneficio será acotado. Estará disponible -adelantó- sólo para los que "más lo necesiten".

En la antesala, lo que se discute -sobre todo en los medios- es de cuánto será el plus salarial y quiénes serán beneficiados, y si habrá o no tope para la eximición del impuesto a las ganancias del aguinaldo.

En el oficialismo ya ponen en cifras sus argumentos para impulsar un plus salarial entre $ 500 y $ 1000, sólo a jubilados y a aquellos que cobran la Asignación Universal por Hijo (AUH). Los empleados estatales tendrán un beneficio dispar, según las cajas, no definido. Los trabajadores del sector privado negociarán libremente sector por sector, como ocurre hace años (ver aparte), pese a que la paritaria de los empleados de Comercio (con un bono de $ 2000) haya sido vista por muchos optimistas como el anticipo de un piso.

"En la CGT dicen que los salarios perdieron diez puntos en un año. Esto no fue así, por lo menos en los números", dijeron a LA NACION en el Gobierno. Según un informe que preparan los técnicos oficiales para presentarles a los sindicatos, el salario promedio bruto de los trabajadores argentinos pasó de $ 15.063 en agosto de 2015 a $ 20.218 un año después. Se trata de un incremento interanual de 34,2 por ciento. Si se toma el índice de inflación de la ciudad de Buenos Aires -el único que puede utilizarse, ya que el del Indec había dejado de publicarse-, la inflación en ese período fue de 43,5 por ciento. Con esos indicadores oficiales, la licuación de los ingresos habría rondado más de 9 puntos porcentuales.

Otra medición

Sin embargo, en la Casa Rosada estimaron que los cambios implementados en las asignaciones familiares aumentaron el ingreso promedio de los que las reciben en hasta seis puntos porcentuales, aunque en algunos casos fue menos. En promedio, aquellos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA