Barcelona y Buenos Aires ya saben que la calle no es propiedad de nadie

 
EXTRACTO GRATUITO

Salen cientos de miles de catalanes a las calles y se habla de una "mayoría silenciosa". Inmediatamente surge el recuerdo de la manifestación del 1º de abril en Buenos Aires, aquella que el gobierno no convocó y miró con distancia para después abrazar con alivio y alegría. Hay un hilo conductor entre ambas, aunque poco tenga que ver el problema político español con la disputa partidaria en la Argentina. Pero sí, hay algo en común: aquello de que la calle es de un solo grupo y de nadie más es falso. La gente ya no necesita líderes mesiánicos que la saque de sus casas, decide por sí misma. Es falso, también, aquello de que la política es virtual y sólo discurre por las redes sociales. Pregunten en Barcelona si la manifestación del domingo no cambió el rumbo de una historia...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA