Bajo una lluvia de críticas opositoras, Boudou viajó a México tras su procesamiento

 
EXTRACTO GRATUITO

Amado Boudou esperaba la decisión del juez Claudio Bonadio, sólo lo sorprendió el momento. El vicepresidente de la Nación creía que en menos de dos meses, esta vez por falsificación de documentos en la compra de un automóvil, era inevitable y que se consumaría la próxima semana. Pero a diferencia de lo que sucedió tras el procesamiento que decidió el juez federal Ariel Lijo, el 27 de junio pasado, por corrupción en el caso de la ex imprenta Ciccone, esta vez lo asumió sin tantos traumas, según cuentan en su entorno.Así, con el segundo procesamiento a cuestas, Boudou viajó ayer a México para participar mañana y pasado mañana en la Primera Reunión Interparlamentaria México-Argentina. Desde su entorno aseguran que la tranquilidad que muestra en este momento de debilidad política se debe a una razón: Boudou se siente respaldado por la presidenta Cristina Kirchner. Su fue una clara muestra en ese sentido. Volver a presidir la Cámara alta fue un gesto de ratificación del aval presidencial al vicepresidente. Incluso, en los últimos días, Boudou recuperó protagonismo: tras ponerse al frente del debate parlamentario, el vice viajó a Colombia para representar a la Argentina en la ceremonia de asunción de Juan Manuel Santos, y un día después, y con la novedad judicial, volvió a subirse a un avión.Mientras tanto, en el país, el abogado defensor del vicepresidente, Martín Magram, prepara la apelación. Según el letrado, fue "llamativo" que Bonadio citara en su fallo a la causa Ciccone y deslizó que en la medida del magistrado "parecería que la parte resolutiva fue realizada con antelación a los fundamentos".Magram desligó a Boudou del hecho y, tras una larga explicación, subrayó: "El interrogante que surge es: ¿Qué motivación podría tener Boudou para realizar la transferencia dominial de un rodado en forma irregular cuando lo había comprado legítimamente?".El abogado también explicó cómo tomó la nueva resolución judicial su cliente: "Él entendía que su llamado a indagatoria obedecía a una intención quizá previamente adoptada de procesarlo", dijo Magram en diálogo con radio América.Entre los argumentos que utilizó para defenderlo, Magram agregó: "El legítimo comprador de un rodado, que lo paga, lo usa y lo tiene durante años, termina siendo el perjudicado. Encima no puede seguir usando el rodado, que tuvo que depositar judicialmente, y al final es procesado insólitamente".Luego, el abogado volvió a poner en duda los tiempos de Bonadio. "No es que lo hizo muy rápido...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA