Votos y regreso: Bachelet busca volver al poder de un Chile desigual y movilizado

 
EXTRACTO GRATUITO

Con la certeza de que Michelle Bachelet volverá a ser la inquilina de La Moneda a partir del año que viene, los chilenos acuden hoy a las urnas con una única incógnita pendiente: http://www.lanacion.com.ar/1638368-bachelet-confiada-en-un-triunfo-holgado-en-primera-vueltaLa carismática ex mandataria (2006-2010), de 62 años, que encabeza la coalición de centroizquierda Nueva Mayoría (como se rebautizó a la Concertación), http://www.lanacion.com.ar/1638919-chile-va-a-las-urnas-con-michelle-bachelet-como-clara-favorita-para-volver-al-podermuchos analistas prevén que podría sacarse el gordo de Navidad y evitar un ballottage, algo que no ocurre desde 1993. Para ello necesita obtener el 50% de los votos más uno.Una sólida victoria en primera vuelta le permitiría regresar a la médica socialista con la abrumadora legitimidad que necesita para sacar adelante profundas reformas, en un segundo gobierno que seguramente se ubicará un poco más a la izquierda que el anterior.De sus ocho rivales, la mejor posicionada -aunque a una distancia de más de 30 puntos, con un 14% de intención de voto- es la candidata oficialista de derecha Evelyn Matthei, de 59 años, que lidera la coalición Alianza y que busca recibir por lo menos un regalo de Reyes que le permita forzar una segunda vuelta. Si eso sucede, el ballottage tendrá lugar el 15 de diciembre.Ironías de la vida, las dos mujeres que se disputan la presidencia comparten una historia en común: una niñez en una villa militar cerca de Antofagasta (Norte), enmarcada por la profunda amistad entre sus padres, los generales Alberto Bachelet y Fernando Matthei, que tras el golpe de 1973 eligieron veredas opuestas.Mientras que el padre de Bachelet optó por ser leal al presidente socialista Salvador Allende -fidelidad que le valió torturas que le provocaron la muerte-, el de Matthei formó parte del régimen de Augusto Pinochet.Además de ellas, compiten otros siete candidatos -entre los que se destacan el líder del Partido Progresista, Marco Enríquez-Ominami, y el independiente Franco Parisi-, ninguno de los cuales recibiría más del 10% de los votos. La inédita multiplicación de postulantes sí podría, sin embargo, dispersar la contienda, que es una de las esperanzas en off de la desfondada derecha.Sujetas a la nueva experiencia del voto voluntario, las encuestas, sin embargo, no son tan fiables como antes. El único antecedente de este flamante sistema es el de las elecciones municipales de 2012, donde hubo un 60% de abstención. Con un...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA