Asumen los empresarios que este año no crecerá la economía

Cristiano Rattazzi puede resumir en un párrafo el mismo concepto que para otros empresarios requiere explicaciones extensísimas. Rodeado por la prensa en el pasillo central del hotel Alvear, lanzó ayer por la mañana: "Esperábamos que a esta altura la economía argentina fuese más competitiva, pero jamás habríamos pensado que la definición de la política económica iba a quedar en manos del Poder Judicial. En el sector automotor están llegando inversiones con la previsión de que la Argentina va a ser un país normal en un año".

El presidente de Fiat Chrysler (FCA) desplegó ayer las ideas que acapararon la conversación entre los empresarios en la reunión anual organizada por el Consejo de las Américas y la Cámara Argentina de Comercio (CAC). Entre ellas, la confianza en el gobierno de Mauricio Macri, pero también la postergación de sus expectativas sobre la recuperación económica. La mayoría se resigna a que esa mejora recién llegará en 2017.

Algunos temas fueron nuevos; otros, repetidos, aunque remozados. Por ejemplo, está de moda entre los hombres de negocios hablar del "costo argentino". Una primera aproximación a ese concepto podría llevar a la interpretación errónea de que se trata sólo de una devaluación del peso, un estigma que cargan los integrantes de la Unión Industrial Argentina (UIA). Es algo similar al término "competitividad", el más mencionado en la conferencia que esa central fabril organizó en 2014. Pero va más allá: incluye críticas a la mala infraestructura local, el enjambre de la burocracia y la carga impositiva.

"El costo argentino tiene muchas cosas que nos llevan a no ser competitivos. Hay que analizarlo", aclaró Jorge Di Fiori, presidente de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), mientras protestaba porque su camisa costaba mucho menos en Estados Unidos que en una tienda local. "No digo bajar sueldos. Se puede reducir el costo argentino incluso aumentando salarios", sostuvo.

Di Fiori es de los que creen que la economía está mal, pero va bien. Al menos eso le dicen sus números: la Cámara espera una caída del 3% este año en la venta de productos por unidades, pero un retorno a los números azules a partir del año próximo. Y puso como ejemplo un dato del sector inmobiliario: "En el útlimo tiempo habían cerrado muchos locales en la Avenida Santa Fe, pero ahora se están empezando a vender". Justificó la primavera de ese emblemático centro comercial en el interés de las marcas internacionales por volver a la Argentina.

...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba