Arte: echar luz sobre el olvido

 
EXTRACTO GRATUITO

Si bien la primera muestra individual de Alfredo Jaar en la Argentina toma prestado su nombre de la serie Estudios sobre la felicidad que el artista chileno realizó en su país poco antes de instalarse en Nueva York, en 1982, las obras elegidas por él y la curadora Florencia Battiti exceden ese proyecto y transforman la exposición en una antológica de su obra previa y posterior. Para el Parque de la Memoria, donde se encuentra el Monumento a las víctimas del terrorismo de Estado, Jaar ha ideado además una obra creada específicamente para las instalaciones de una de las salas, un site-specific donde, en un espacio a oscuras, se transmite en vivo la imagen de un sitio real ubicado en el parque. Ese rincón donde convergen tres planos grisáceos, sensible a los cambios de la luz durante el día, al mismo tiempo que evoca las situaciones de cautiverio durante la última dictadura cívico-militar crea un refugio meditativo sobre la sombra que un pasado atroz puede proyectar en el presente. Punto ciego, curado por Andrea Giunta, se articula con otros proyectos de Jaar, como el que hizo para Documenta en 2002, denominado El lamento de las imágenes, o el que creó para el Museo de la Memoria en Santiago de Chile en 2010. En todos ellos, el denominador común de la luz en el espacio –tenue o cegadora– devolvía a las imágenes de cuerpos, rostros e incluso textos un sentido que había permanecido oculto o secreto. Sutil "cámara de la memoria" (la expresión pertenece a José Emilio Burucúa y Nicolás Kwiatkowski), Punto ciego posibilita múltiples lecturas sobre la ceguera social, la tortura y los ritos funerarios, que fueron negados a las familias de los desaparecidos en Chile y la Argentina.

Pero son las obras de las demás salas –fotografías intervenidas, filmaciones, registros de performances e intervenciones, backlights y vitrinas, que abarcan un generoso arco temporal que va de 1973 a la actualidad– las que evidencian la coherencia de una forma de representación crítica del poder y del uso de las imágenes que todo poder ejerce. La serie Estudios sobre la felicidad, que implicó un trabajo de campo con encuestas, filmaciones, sesiones fotográficas y elección de locaciones para la instalación de carteles con la pregunta "¿Es usted feliz?", fue realizada por Jaar en plena dictadura pinochetista, entre 1979 y 1981. Inspirado en la obra conceptual de alcances políticos de David Lamelas, el artista chileno entrevistó a sus compatriotas, les pidió que votaran y los...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA