El argentino que busca hacer historia en África

Hay un país de África donde se habla español y se respira fútbol. Donde los taxis viajan con banderas de Real Madrid y Barcelona. Donde los bares son futboleros y los fanáticos ven los partidos del Atlético de Madrid del Cholo Simeone. Así es Guinea Ecuatorial, ubicado en el centro de África y con 778.000 habitantes. Antes Guinea Española, en 1968 proclamó su independencia, pero la influencia ibérica quedó marcada y se tradujo, entre otras cosas, en el fútbol como deporte popular. Ahí aparece en escena Esteban Becker, el argentino que dirige el seleccionado de Guinea Ecuatorial, que hoy, como local por la baja de Marruecos tras la crisis del ébola, debutará ante Congo en la Copa Africana de Naciones.

"Llegué a Madrid en 1989 e hice toda mi carrera como entrenador en España. Un año tuve un asistente ecuatoguineano que me decía que iba a entrenar ahí. Yo lo trataba de loco, pero un día vino con un proyecto de gran presupuesto para el fútbol femenino. Al principio no quería, pero lo analicé bien y agarré. Siempre me respetaron mucho, me dieron todo lo que pedí. Y encima salimos campeones de África, así que yo sabía que me iba a llegar la oportunidad de dirigir al masculino", dice Becker desde Mbini, una localidad de 20.295 habitantes. El debut por el Grupo A será en Bata, la mayor ciudad del país, con 230.282 habitantes y un estadio para cerca de 40 mil personas.

Con 50 años, el DT, que hizo las inferiores en Independiente, jugó en Quilmes y en equipos del interior argentino y español, está ante el mayor desafío de su carrera. Tras trabajar entre 1995 y 2011 en ocho equipos del ascenso de España, llegó en 2012 a Guinea Ecuatorial para dirigir el seleccionado femenino y al año siguiente fue nombrado Director Deportivo de todas las selecciones nacionales. Este año, tras la salida del español Andoni Goikoetxea -aquel que le fracturó un tobillo a Maradona en 1983- asumió como técnico del seleccionado masculino.

Becker trabaja con los argentinos Andrés Marinangeli, ayudante técnico y preparador de arqueros, y Alejandro Sageras, preparador físico. "En estos pocos días tuvimos que armar el equipo con jugadores que ya teníamos vistos. Armé un plantel de 23 futbolistas que no son galácticos, son normales. Y prioricé a los guineanos, ya que durante varios años se nacionalizaban colombianos y brasileros. Eso nos dio un fuerte apoyo de la gente, que se vuelve loca por el fútbol", explica.

El plantel no tiene nombres sobresalientes y los resultados no...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba