Fertilización, una apuesta segura para el bolsillo y el suelo

A pesar de las restricciones financieras que puedan presentarse, a la hora de recortar gastos no conviene pasar la tijera por la fertilización. Una red de ensayos de nutrición realizada durante trece años demuestra que se trata de un negocio asegurado y que no aplicar fertilizantes genera, en cambio, lucros cesantes de entre 77 a 367 dólares por hectárea por año.Y da cuenta, además del tema económico, de una cuestión central: la fertilidad. Mientras en el tratamiento que se tomó como testigo en todos los sitios que se evaluaron hubo una progresiva disminución en la fertilidad, los tratamientos fertilizados no sólo exhibieron mejores rindes, sino que la fertilidad de los suelos fue marcadamente mejorada, sobre todo en los tratamientos realizados con nitrógeno, fósforo y azufre (NPS).Esta información es muy valiosa para los productores que toman decisiones en torno a la fertilización. A punto de iniciarse una campaña con perfiles bien cargados de humedad, la relación insumo/producto es la mejor en los últimos cinco años (ver aparte).La red de ensayos fue conjunta entre CREA Sur de Santa Fe, IPNI Cono Sur y Agroservicios Pampeanos SA (ASP). Se hizo entre la campaña 2000/2001 y 2012/2013 en once sitios en lotes de productores de los grupos CREA de la Región Sur de Santa Fe. Hoy los ensayos continúan en cinco lugares.Las rotaciones evaluadas fueron maíz-trigo/soja de segunda (3x2 –tres cultivos en 2 años, con 70% de gramíneas en la rotación–) y maíz-soja de primera-trigo/soja de segunda (4x3 –cuatro cultivos en 3 años, con 50% de gramíneas–). Para todos los sitios se planteó un protocolo común de 6 tratamientos de fertilización y en dosis se tomó como equivalente a nitrógeno 300 kg/ha urea; fósforo, 230 kg/ha MAP; azufre, 130 kg/ha de yeso."En general, todos los cultivos mostraron respuestas a la aplicación de fertilizantes, pero las respuestas fueron mayores en trigo, maíz y soja de segunda, y menores en soja de primera", expresó Fernando García, director del IPNI Cono Sur.Adrián Correndo, asistente agronómico del IPNI Cono Sur, dijo que en promedio de todos los sitios el tratamiento NPS versus el testigo produjo 96% más de trigo, 79% más de maíz, 33% más de soja de segunda y 22% más de soja de primera (con N sólo se fertilizan las gramíneas de la rotación).Para García, en cuanto a los sitios, las mayores diferencias en rinde por la fertilización se observaron en los sitios con mayor historia agrícola, es decir, en los más degradados."Los sitios con menor...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba