Los que se aprovechan de la nobleza

El mundo -según afirma el escritor Sandro Toni en su libro El ABC de la maldad- se divide en tres: los malos, los buenos y los buenos que quieren ser un poco malos", y más adelante el estudioso italiano advierte que la maldad puede transformarse sucesivamente en un juego agrio, llamado también despecho, o también en descortesía o en envidia, o en cicatería, engendradores de maldad, en pocas palabras, el sendero de los prepotentes.En alguna ocasión uno se habrá topado o, mejor dicho, habrá sido topado por un individuo con una actitud amenazadora comparable a la de una persona armada que no exhibe el arma. Su postura, siempre incómoda; su tono de voz, más alto que los demás, y su carencia total de simpatía colocan al prepotente a la misma altura que nuestras abuelas ubicaban los repelentes.No se nace prepotente, sino que el prepotente crece día a día de muchas maneras y en innumerables circunstancias de la vida cotidiana ganando terreno a punta de lanza en ámbitos familiares, políticos, sociales, comerciales, públicos y privados. ¿Cómo se transforma una sociedad sana en una sociedad prepotente?La prepotencia invade como un virus implacable todos los estratos sociales: desde la ocasional conductora de una 4x4 que en triple fila espera a sus chicos a la salida del colegio hasta el indigente que menosprecia la moneda de un anónimo transeúnte que pasa a su lado. Es así que el vendedor ambulante que obliga al pasajero de un colectivo o vagón del subte a sostener el producto que comercializa recurre a la prepotencia si utiliza la fuerza o la intimidación.Según el Diccionario de la Real Academia Española , la prepotencia "es el poder superior al de otros, o gran poder", y prepotente, "es más poderoso que otros, o muy poderoso". En otros diccionarios relacionan al prepotente como aquel "que sin autoridad para ello es afecto a imponerse por la intimidación o la fuerza".José Gobello, en su Diccionario Lunfardo se expresa muy claramente: "Actitud violenta (sobre todo en la expresión de prepotencia: violentamente, sin atender razones). Y su derivación, según Gobello, tiene una unión directa con el término italiano prepotensa : violentamente.SoberbiaMuchas veces parecen prepotentes las preguntas y también las respuestas y las conferencias de prensa cuando no hay espacio para ninguna de ellas. Son prepotentes también aquellos que encuentran la culpa de los males que padecen a los demás porque olvidan que la última finalidad de los que tienen el poder es fomentar...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba