Nuestro aniversario

 
EXTRACTO GRATUITO

Hoy, LA NACION cumple 145 años de existencia. La fundó Bartolomé Mitre, quien dos años atrás había entregado la presidencia de la Nación a Domingo Faustino Sarmiento, a fin de continuar, sobre la proyección cultural de un nuevo medio periodístico, sus luchas políticas.

El periodismo políticamente militante tuvo un papel central en el siglo XIX. Se prolongó, aunque sin la fuerza anterior, en la primera parte del siglo XX. Una de sus evidencias fue la fundación, sobre todo en la provincia de Buenos Aires, de periódicos dispuestos a respaldar, desde 1916 en adelante, la presidencia radical de Hipólito Yrigoyen. Lo que había sido ajeno a las mejores tradiciones periodísticas, pero que ha caracterizado lo ocurrido en estos últimos 12 años, ha sido la militancia periodística remunerada por el Estado y, por lo tanto, a costa de los contribuyentes del fisco.

Pocas veces se ha ido más lejos, por añadidura, en cuanto a la anulación de los medios oficiales en el papel de servicio público que deberían desempeñar: han quedado irreconocibles en su transformación insolente, ilegítima e ilegal de voceros facciosos del Poder Ejecutivo. Como nada alcanza a una visión tan distorsionada de la prensa, ni la confiabilidad de lo que se dice desde ella se amaña con sólo los inmensos recursos públicos volcados en propaganda, a todo eso han sobrevenido actos permanentes de discriminación de la prensa que se ha resistido a la claudicación y al sometimiento oficial. El quebramiento de la regla de oro de la igualdad ha sido norma de estos últimos gobiernos.

En todos estos años, LA NACION ha sostenido -al principio en bastante soledad, digámoslo con franqueza el ideario que la ha identificado invariablemente, ahora ya próxima al siglo y medio de continuo desenvolvimiento, como portadora de un mensaje de libertad, de solidaridad y justicia en el país. Desde aquí, LA NACION ha irradiado hacia el mundo, con el sello argentino de una visión universal, su percepción respecto de la tarea de informar a diario y de interpretar las noticias con impacto sobre el interés y la sensibilidad de la sociedad de la que es parte. Tal continuidad, abarcadora de varias generaciones de argentinos, y sólo interrumpida por las cinco clausuras padecidas, ha sido posible por el renovado acompañamiento de una legión de lectores y avisadores, a quienes expresamos nuestra gratitud.

No hay receta única para lo que ha de ser un diario. A la altura del aniversario que hoy cumplimos, y con la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA