Aníbal Fernández: 'Es imposible crear un ministerio contra el narcotráfico'

 
EXTRACTO GRATUITO

La entrevista tuvo lugar en el despacho del jefe de Gabinete, en la Casa Rosada.

-Hablemos de dos características suyas: capacidad discursiva y memoria.

-La memoria es un músculo, hay que ejercitarla. Cuando yo tenía 18 o 19 años era estudiante de contador público y analista junior en Rigolleau. Nos convocaba convoca una vez por mes un gerente que era un genio. El tipo revoleaba números que era una cosa impresionante y no existían las calculadoras de mano. Si ibas a sentarte con ese señor y no tenías todos los números en la cabeza, te quedabas afuera de la película. Eso me empezó a entrenar.

-Y lo otro es su oratoria. Sé que usted aprendió a hablar en público imitando a alguien...

-A Alfonsín. Aprender a hablar es como aprender a bailar. ¿A quién mirás si vas a aprender a bailar? Al que te parezca el mejor. Para mí era Alfonsín. No me gustaban algunas cosas, pero todo eso se pule. Después le fui agregando mi impronta.

-¿Y cómo hacía? ¿Lo copiaba en sus frases y gestos?

Yo soy una esponja. Yo te veo y me queda. Además llegué a hacer cosas inimaginables. Escribía una frase, la pronunciaba y decía: "es muy larga". Entoces le iba sacando palabras hasta hacerla más contundente. Mil veces lo he hecho. Como el tema del código que utilizo. Yo puedo utilizar groserías. Jauretche decía "hablar para que entiendan los criollos". Ese es el objetivo de la grosería. Algunos se enojan, otros se divierten, pero todos te escuchan. Yo tengo un código riquísimo. Desde los 14 años, cuando escuchaba una palabra que no conocía, la anotaba en una libretita y la buscaba en el diccionario. Así fui ampliando mi vocabulario.

-De a poco el kirchnerismo "atendido por sus propios dueños" se termina. Uno tiene la percepción de que usted va a salir muy transformado de este ciclo. No es el mismo Aníbal que el del 2003.

Coincidimos. Yo adopté algunas políticas que hoy son mías, muy arraigadas, como la de Derechos Humanos. Yo no venía de ese palo.

-Pero me refiero a cómo cambió su identidad política. Usted era un dirigente que había trabajado con Duhalde, un ex intendente. Permítame provocarlo: un peronista más...

Un peronista con un poquito de brillo. Por eso me convoca Néstor.

-... Y se convirtió en esta especie de rockstar kirchnerista, con la remera negra de los Redonditos, con buena llegada a la juventud K.

Eso me gusta a mí. Son mis gustos. Me acaban de traer el spot de la juventud. Las imágenes las sacaron de todas situaciones que pasaron, no son inventadas. (muestra imágenes de él en el medio de un pogo) ¿Vos querés que te diga por qué tengo tanta chapa con la juventud? No lo sé. A lo mejor porque no soy careta y digo las cosas como son.

-Y todo este proceso suyo, donde se convierte en una referencia para el gobierno, lo debe hacer sentirse muy autorizado para hablar. En marzo hasta le contestó al Papa, que había dicho que Argentina dejó de ser un país de tránsito y pasó a ser de consumo de drogas.

No le respondí al Papa, le respondí a los que no sabían y opinaban como si supieran. Tan cierto es lo que estoy diciendo que… (busca en su computadora un artículo) Mirá: ¿Qué dice Estados Unidos respecto de Argentina? Que es un país de tránsito. Y ahora mirá esto otro: El diario El Mundo de México dice el 27 de junio "en un cambio profundo respecto a su posición tradicional sobre fenómenos de los estupefacientes, los máximos funcionarios de la ONU llamaron ayer a la comunidad internacional a considerar la despenalización del consumo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA