Almirante Brown: escenario de una áspera disputa de aparatos

 
EXTRACTO GRATUITO

LA PLATA.– El paredón que circunda el Cottolengo Don Orione, en Claypole, tiene escrito a lo largo de doscientos metros el apellido del intendente de Almirante Brown, http://www.lanacion.com.ar/1602829-giustozzi-acuso-a-pro-de-colarse-en-la-fiestita-de-massa-y-nego-un-acuerdo, candidato a diputado por el Frente Renovador (FR). Es miércoles por la tarde y frente al muro se detiene una camioneta de la que saltan cuatro jóvenes provistos de elementos con los que, en menos de diez minutos, estampan encima del nombre del alcalde los de los principales referentes del FPV: "CFK*Martín*Scioli".En Brown, donde habitan unas 555.000 personas –de las cuales 400.000 están en condiciones de votar–, se puede palpar lo que implica una verdadera guerra de aparatos: la estructura del municipio gobernado por el jefe comunal que secunda a http://www.lanacion.com.ar/1602538-dario-giustozzi-hablo-de-fiestita-de-cumpleanos-y-le-respondieron-desde-el-proen la lista del FR se enfrenta encarnizadamente a la maquinaria del kirchnerismo.Tapar la propaganda del adversario parece aquí una acción instituida: en todas las avenidas del distrito –sin excepción– sorprende que los carteles de las fuerzas políticas de la oposición están cubiertos por pinceladas de pintura de un verde idéntico al utilizado por la municipalidad para recubrir el mobiliario urbano. La puja ya incluyó, además de los usuales cruces verbales, amenazas y choques violentos con exhibición de armas de fuego y hasta un militante del FPV herido.La principal refriega se produjo el pasado 26 de julio, cuando un grupo de unos 150 dirigentes del kirchnerismo intentó llevar adelante un acto de recordación por la muerte de Eva Perón en la puerta del PJ local, conducido por el giustozzismo, que denunció el hecho como una provocación y un intento de copamiento de la sede partidaria por parte de la agrupación La Cámpora.Giustozzi, el único intendente de la tercera sección electoral que saltó al massismo, afronta una apuesta audaz: mantener la clara hegemonía local –en 2011 fue reelegido con el 73,6% de los votos– y plantar la bandera de su aspiración a gobernar la provincia. "Lo que faltó lograr desde la intendencia lo haremos desde la gobernación", repite.Inserto en el denominado segundo cordón del conurbano, Almirante Brown –al igual que Lomas de Zamora, distrito donde el kirchnerismo rescató a su delfín, Martín Insaurralde– es un tradicional bastión peronista donde el jefe comunal maneja el Concejo Deliberante a su gusto: 17 de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA