Consolidación: la alianza de los gigantes

 
EXTRACTO GRATUITO

La consolidación está en el ADN de los grandes conglomerados económicos. Por eso, sorprenderse cuando las tres principales navieras conforman una alianza operativa es pecar de ingenuo.Las señales fueron claras. La naturaleza contracíclica entre las variables órdenes de construcción de buques/oferta de bodega/precios de fletes permiten previsiones acertadas. Fuentes del mercado señalan que la capacidad actual supera en un 22% la demanda.Los puertos del mundo lamentan esta tendencia: donde antes había dos barcos medianos ahora hay un megabuque.Las navieras argumentan economías de escala y altos costos operativos primero al construir megabuques, y luego al unirse en servicios conjuntos, en alianzas o al fusionarse.Igual, pecan de sobredimensionar el mercado. Ninguna línea suele resignar cuota de mercado. Se apalancan, construyen y provocan una crisis endógena. Lograron cierta madurez en la crisis de 2008/2009, y no se agredieron a tarifazos. Pero no hubo un tsunami de quiebras (salvo Senator) o fusiones: escamotearon buques de los servicios principales, que fueron a parar a tráficos menores, y lograron que las tarifas no se deprimieran demasiado.Ahora, la poderosa y determinante Comisión Marítima Federal de los Estados Unidos (FMC, en inglés) avaló la alianza de Maersk, MSC y CMA CGM –que cuentan con el 15, el 13 y el 8 por ciento del mercado mundial, respectivamente– y allanó así el camino para que se queden con poco más del 40% de la ruta Asia-Europa, y más de la mitad de ese porcentaje en las rutas del Atlántico y el Pacífico.La Alianza P3 desplegará 255 buques con una capacidad equivalente a los 2,6 millones de TEU. La mayoría de esos buques tendrán en promedio entre 2000 y 3000 TEU más de capacidad que los de la competencia, con lógicos costos unitarios por slot más bajos. Ahorrarán US$ 1000 en operaciones por año. Simple es deducir el impacto que generará en la competencia, en la negociación con las terminales del mundo y con los proveedores de combustible.Mientras se estima que la aprobación europea sea un trámite, China podría no sólo defender sus navieras, sino su rol de nuevo eje en torno al cual gira el universo económico.¿Qué harán las otras líneas cuando vean la eficiencia con que liderarán los tres máximos operadores? Los seguirán. Replicarán primero el salto cualitativo del joint a la alianza. Sólo los financieramente muy comprometidos accederán a una fusión, como la de los armadores alemán y chileno Hapag Lloyd y CSAV, respectivamente (ver...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA