Alemania es la medida de todas las cosas

 
EXTRACTO GRATUITO

SALVADOR.- Se suponía que uno de los grandes rivales de Alemania iba a ser la geografía, el clima, el ambiente sudamericano. Se suponía, además, que un debut contra el Portugal de Cristiano, o el Cristiano de Portugal, sería una prueba de adversidad más para esa capacidad de adaptación también frente a los rivales, en un grupo de nivel competitivo.Pues ninguna de esas suposiciones se cumplió. En el Fonte Nova bahiano, una joya circular enclavada entre caseríos que pueblan las laderas, como si un plato volador hubiera aterrizado allí, y bajo el calor típico de la zona, Alemania ganó con la naturalidad de los que saben a lo que juegan y lo que quieren.Hoy, Alemania, en el fútbol, es uno de esos seleccionados que dan la medida de todas las cosas. Hay que medirse con los alemanes para saber dónde se está parado y son los alemanes los que imponen las condiciones. ¿O no se usa a Alemania como referencia, acaso, para preguntarse cuándo hay que utilizar el famoso 5-3-2 argentino? Tal vez haya que apresurarse a imaginar que, con aquella Argentina del primer tiempo ante Bosnia y esta Alemania de 90 minutos ante Portugal, el resultado podría ser el mismo que sufrieron Cristiano y sus compañeros.A los 9 minutos, Alemania ya ganaba 1 a 0, con un penal que puede ser debatido, pero fue. Tal vez a Pereira, que bajó con su mano a Goetze, le pasó lo mismo que les estaba pasando a sus compañeros y que les pasaría durante todo el partido: no sabía por dónde ni quién de los alemanes venía, pero sí sabía, ya, que venían todo el tiempo.Es una maquinaria con un extraordinario movimiento de coordinación, que parte de un sistema 4-1-4-1, pero que se descompone con orden en forma y en nombres. Teóricamente es Lahm el mediocampista más atrasado, con un tremendo abanico delante de él formado por Ozil, Khedira, Kroos y Goetze, más Müller de falso 9. Pero lo cierto es que resulta muy fácil perderlos de vista, en una dinámica asociada constantemente con la pelota como línea de comunicación entre todos ellos y el arco rival como objetivo único.Y cuando parece que vienen todos por abajo, de pronto aparece Hummels por arriba, con un gol de cabeza de los de antes, el segundo, para hacer más desgraciado el día desgraciado de Portugal y de Cristiano. O de Cristiano y Portugal.Porque, hay que decirlo, ni a Portugal ni a Cristiano les salió absolutamente...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA