Agustín Creevy: 'Estamos rompiéndonos el alma para conseguir el triunfo que necesitamos'

 
EXTRACTO GRATUITO

PRETORIA, Sudáfrica.- Como si les faltara respaldo desde su tierra, pues ahí tienen los Pumas unos cuantos carteles en las paredes internas del High Performance Center (HPC). "AR-GEN-TI-NA!!!"y "ARGENTINA. Un país detrás de un sueño" dicen, con diferentes fotos, las varias gigantografías que ven permanentemente, apenas salen de las habitaciones o vuelven. En rigor, son imágenes de cuando el seleccionado de fútbol se concentró allí mismo para el Mundial en 2010, pero muy oportunas ahora, cuando este otro seleccionado está por afrontar el debut en el 3er Rugby Championship, el de mañana contra Sudáfrica en esta ciudad. Hay en el HPC más rastros de aquella presencia de hace cuatro años: en unas vitrinas, un banderín de AFA, unos botines de Carlos Tevez y otros con banderita albiceleste entre los cuales está una pelota Jabulani firmada por el entonces director técnico, "Diego (10)".Semejante escenografía, nombres y reliquias son para los rugbiers apoyo y llamado a la responsabilidad a la vez. Y si alguien de los Pumas carga hoy mucha responsabilidad ése es Agustín Creevy, el nuevo capitán, hombre de Daniel Hourcade desde su época de Pampas XV en este país y sucesor de Juan Fernández Lobbe y de Juan Leguizamón. "Es un sueño, un honor y un orgullo impresionante ser el capitán de este equipo y de los Pumas, el seleccionado argentino. Cada vez que lo nombro, me enorgullezco más", comenta a LA NACION el hooker de 29 años, sin falsa modestia, pero también sin altanería. ¿Y cómo es en tanto líder? "Un capitán tranquilo, al que le gusta que se entrene bien, que disfrutemos entrenarnos y jugar, y divertirnos afuera. Que haya un lindo ambiente; que el chico y el grande se sientan cómodos. Disfrutar estar juntos y en cada comida. Es lo fundamental: formar un grupo lindo en el que después, en la cancha, nos defendamos uno al otro, sintiéndolo", establece.¿Y en la cancha? "Soy de mostrar más con el juego que con palabras. Las que digo no son de corrección al compañero sino de aliento, de soporte al equipo cuando más lo necesita. Un capitán al que cada uno puede darle su opinión, pero siempre con el orden que se necesita; me gusta que sea todo más ordenado. Soy como en mi vida: tranquilo, normal; me gusta divertirme y disfrutar los momentos lindos", detalla, y la charla se sumerge en lo grupal.-¿Qué expectativas tenés?-Grandes expectativas. Con el sacrificio y la humildad con que venimos trabajando desde hace bastante, y con el lindo grupo que está armándose, es posible...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA