La AFIP le retuvo tres obras de Páez Vilaró a la directora de Casapueblo

 
EXTRACTO GRATUITO

La persona que custodia y conoce más la obra de Carlos Páez Vilaró está al borde de perder tres pinturas suyas por una infracción al código aduanero. Sin realizar el trámite gratuito que establece la ley 24.366 (libre circulación de obras de arte contemporáneo o de artistas fallecidos en los últimos 50 años) intentó trasladar a Uruguay Teresa y sus dos gatos, La divina del río y Reflexión, tres acrílicos sobre tela que el artista uruguayo le había regalado.

El episodio sucedió el 24 del mes pasado en el control aduanero del puente internacional Libertador General San Martín, de Gualeguaychú, aunque trascendió ayer por parte de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), que valuó en US$ 120.000 las tres obras y que sólo mencionó que la mujer interceptada tenía 43 años.

No informó que se trataba de María Dezuliani, directora ejecutiva del Museo-Taller Casapueblo y curadora de la obra de Páez Vilaró. El artista murió el 24 de febrero de 2014, a los 90 años, en Casapueblo, una de sus creaciones más emblemáticas.

"Los lienzos estaban envueltos en un rollo de papel afiche y fueron encontrados durante el control que los agentes aduaneros realizaron sobre el interior de un vehículo, un Peugeot 208, que se dirigía a Uruguay, conducido por una mujer argentina que no declaró inicialmente la tenencia de las obras de arte", informó ayer la AFIP.

"Fui una acelerada. Soy argentina, de Concordia, pero estoy mucho en Uruguay. Quise traer estos tres cuadros y minimicé el hecho del trámite. Siempre saqué cuadros de Páez Vilaró de Uruguay al mundo para las distintas exposiciones suyas que hemos realizado, pero nunca de la Argentina", explicó ayer Dezuliani, desde Portezuelo.

Según explicaron a LA NACION desde la AFIP, Dezuliani no podrá recuperar sus obras aunque demuestre que le pertenecen. Sí podrá pagar la multa correspondiente para que no le queden antecedentes. La AFIP hace referencia a la infracción al código aduanero y a la creación del Registro Fiscal de Operadores de Obras de Arte, de enero último, vinculado con operaciones de compra, venta e intermediación de obras de arte.

Los hijos de Páez Vilaró respaldan a Dezuliani en la propiedad de las tres obras secuestradas por la autoridad aduanera y consideran excesivo el valor impuesto por la autoridad fiscal argentina: US$ 45.000 para Teresa y sus dos gatos, de 2010; US$ 40.000, para La adivina del río, de 2012, y US$ 35.000 para Reflexión, de2010.

"La familia respeta a Dezuliani, es la que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA