Advierten del riesgo de bajar subsidios

 
EXTRACTO GRATUITO

La erosión que sufrió en el último tiempo el superávit fiscal primario, sumada a la cercanía de las elecciones, reavivó el debate sobre el futuro de la masa de subsidios, cada vez más abultada dentro del presupuesto nacional. Más allá de que se trate de una continuidad del oficialismo o de un gobierno de otro signo, los economistas coinciden en que el próximo mandato presidencial deberá abordar un plan de reducción de las transferencias que se hacen para transporte y energía, entre otros fines.Uno de los desafíos que surgirán entonces es el del traslado de la consecuente suba de tarifas a la ya de por sí acelerada inflación. Una proyección de la eliminación de toda la masa de subsidios (casi 50.000 millones de pesos en 2010) señala que el posterior reajuste tarifario podría elevar de golpe unos 20 puntos la inflación general y tener luego un impacto indirecto a medida que esos aumentos se internalicen en otros sectores de la economía.El dato surge de un informe del Centro de Estudios Económicos del Banco Ciudad. "Según nuestras estimaciones, el impacto inflacionario de primera ronda de la eliminación total de los subsidios sería cercano a los 20 puntos porcentuales, aunque considerando los reacomodamientos que se generarían en otros bienes y servicios el impacto final sobre el IPC [índice de precios al consumidor] sería aún mayor", señala el estudio.El cálculo, cabe aclarar, parte del supuesto de la eliminación del 100% de los subsidios, una medida que ni economistas ni candidatos creen factible en el corto o mediano plazo. De hecho, de los 20 puntos extra de inflación, 12 surgen de la eliminación de los subsidios que se destinan a los ómnibus; pero aunque haya un reacomodamiento en el precio de los boletos, nadie cree que pueda llegar a cuadruplicarse, que sería la consecuencia natural de la eliminación del 100% de los subsidios.Algo similar ocurre con los pasajes de tren y de subterráneo. La eliminación de los subsidios haría que los boletos quintupliquen su valor actual: sólo en ese caso extremo e improbable sumaría 2,6% a la inflación general.En materia de electricidad, un recorte absoluto de los subsidios implicaría un alza del 117% en las tarifas actuales y un aporte de otro 1,9% a la inflación general. Por el lado del gas, la eliminación total de las transferencias estatales a las empresas del sector llevaría a que la tarifa promedio se incremente en un 264%, y la inflación general, en un 2,9 por ciento. "Esto va a...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA