Adrenalina en dos segundos

 
EXTRACTO GRATUITO

Hace pocos días, el jefe de Planificación de Productos de Jaguar, Hanno Kirner, admitió en una entrevista un rumor que hace tiempo circula por las redes sociales: que la tradicional marca británica tiene intenciones de que su departamento de potenciación, Special Vehicle Operations (SVO), está evaluando construir un I-Pace, el SUV 100% eléctrico de Jaguar, con especificaciones SVR.

"Teóricamente –remarcó Kirner a la revista especializada inglesa Autocar–, un Jaguar I-Pace SVR tendría sentido dentro de la gama y seríamos capaces de producir un modelo que registrara 1,8 s de 0 a 100 km/h, pero nos preocupa que el torque (o par motor, algo así como la "fuerza" del propulsor) instantáneo y la performance de un vehículo de este tipo sea demasiado para un conductor promedio". Si este auto finalmente ve la luz, se convertiría en el vehículo de serie con mayor aceleración del planeta; claro que, por ser eléctrico, como ya veremos, corre con ventaja.

No solo yendo a alta velocidad fluye la adrenalina. También lo hace acelerando muy fuerte en distancias cortas. Es el concepto que los norteamericanos inventaron y pusieron en práctica con sus dragsters; es decir, con lo que por allí llamamos "picadas". Pero, cuidado con esto: hay que hacerlas en forma legal, en un circuito especial para realizarlas sin peligro para terceros.

La mano de la física

Hay varias pruebas para comprobar la capacidad de aceleración de un vehículo. Entre los hypercars, monstruos de más de 1000 CV de potencia y por lo tanto con altísimas prestaciones (más de 400 km de velocidad máxima, entre otras), un test clásico es el 0-400 km/h-0, cuyo récord ostenta hoy el Koenigsegg Agera RS, que el 1° de octubre del año pasado registró un tiempo de 36,44 s en un aeródromo en Dinamarca, superando los 42 s que hizo el Bugatti Chiron (W16 1500 CV) en manos del ex Fórmula 1 Juan Pablo Montoya.

Pero esa prueba es para pesos pesados. Para los autos más "normales", las pruebas de aceleración por excelencia son las de 0 a 100 km/h (entre los más deportivos, también 0-200 km/h) y la de 0-400 m, el famoso "cuarto de milla" norteamericano.

Puede suponerse que cuanta más potencia tenga un vehículo mayor será su capacidad de aceleración, pero esto no es tan así. Hay otros factores que juegan decisivamente en qué tan rápido acelera un automóvil.

El peso, por ejemplo, es muy importante: cuánto más pesado sea el vehículo, peor acelerará. Entonces, aquí entra a jugar un factor decisivo en la aceleración...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA