ADN del crimen: un triunvirato de fiscales tras el misterio que inquieta a todos

 
EXTRACTO GRATUITO

A partir del que determinó que el cuerpo hallado en el cangrejal Cola de Ballena, cerca de Bahía Blanca, corresponde a Facundo Astudillo Castro se abrieron dos caminos en la investigación del caso que conmocionó al país y que conducirán a tratar de establecer cuál fue la causa del fallecimiento del joven de 22 años y si fue una muerte violenta o se trató de un accidente y, en caso de que los científicos concluyeran que el muchacho de Pedro Luro fue asesinado, los responsables de la pesquisa deberán determinar quién fue el homicida.La confirmación de que también trajo consecuencias en el seno de los investigadores. A partir de las duras críticas de la querella y a pesar que la jueza federal María Gabriela Marrón rechazó dos pedidos de recusación contra el fiscal federal de Bahía Blanca, Santiago Ulpiano Martínez, , el procurador Eduardo Casal, decidió que este sea secundado por su colegas Horacio Azzolín y Andrés Heim, de la Unidad Especializada en Ciberdelincuencia (Ufeci) y subrogante de la Fiscalía General ante la Cámara Federal de Apelaciones de Bahía Blanca, y de la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin).Además, en conjunto los tres fiscales resolvieron que la Dirección General de Investigaciones y Apoyo Tecnológico a la Investigación Penal (Datip) coordine y concentre la actividad de los peritos a cargo de la autopsia y de los técnicos que analizan los teléfonos celulares secuestrados.Con respecto de la investigación para tratar de saber qué pasó con Facundo, en el expediente existen varias certezas sobre cómo fueron las últimas horas del joven, de 22 años, desde que salió de su casa el 30 de abril pasado a la mañana, hasta la última señal de vida, cuando, a las 20.26, le mandó un mensaje de texto a un amigo en el que le decía "Estoy sin batería y sin señal". Cuando Facundo refería a que no tenía señal, era que no tenía posibilidad de comunicarse por WhatsApp. Esa comunicación fue captada por la antena de telefonía celular de la empresa Claro, instalada en el polo petroquímico de Ingeniero White.Dicha antena fue la que captó todas las señales del teléfono de Facundo desde que una productora rural, identificada, según fuentes judiciales, por sus iniciales "E.R", dejó al muchacho en el cruce de la ruta 3 y las vías, el 30 de abril a las 16. La cámara con el dispositivo lector de patentes, instalada en el puesto fitosanitario, en el kilómetro 714 de la mencionada ruta, registró el paso de la camioneta Honda HRV de la testigo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA